Enviar
Miércoles 17 Agosto, 2016

En concordancia con la necesidad de adelantarse a los cambios tecnológicos, el INA adquirió recientemente equipo para escaneo e impresión de prototipos y aplicación de ingeniería inversa en 3D

Nuestro reto, la excelencia

Minor Rodríguez Rodríguez
Presidente Ejecutivo del INA

En el INA creemos que la excelencia es posible si la construimos con planificación, por eso tomamos como un reto los datos arrojados por la encuesta Pulso Empresarial de la Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado (UCCAEP), en la que el 89% de las empresas consultadas califica positivamente la formación técnica que brindamos en el Instituto Nacional de Aprendizaje (INA).
Este estudio determinó también que el 34% de las empresas, emplea actualmente personas técnicas egresadas del INA, además el 49% afirmó que prefiere contratar personal graduado en nuestra institución.


Los números son alentadores, señal de que cumplimos con nuestra labor de respaldo al sector empresarial en materia de dotación de personal calificado, como ha sido a lo largo de 51 años, el INA se caracteriza por el trabajo arduo en pro de la excelencia. Pero a la vez los datos en cuestión representan también un desafío.
Durante 2015 el Instituto Nacional de Aprendizaje atendió a unas 136.312 personas, el reto consiste en seguir ofreciendo herramientas a la población de nuestro país, para que se incorporen a la vida laboral o generen sus propios emprendimientos.
Debemos mantener pertinente nuestra oferta de servicios, formación y capacitación, de acuerdo con la dinámica de la economía; realizar diagnósticos rigurosos en el cumplimiento de metas, ampliar la cobertura geográfica y el fortalecimiento de los programas de formación dual que actualmente desarrollamos, en fin, una correcta prospección.
En concordancia con la necesidad de adelantarse a los cambios tecnológicos, el INA adquirió recientemente equipo para escaneo e impresión de prototipos y aplicación de ingeniería inversa en 3D, esto es ingresar a la Revolución Industrial 4.0, el nuevo recurso nos permite romper paradigmas, capacitar y brindar servicios innovadores, pues esta revolución implica la aceleración de los procesos de producción, reducir el desperdicio de materiales y aumentar su eficiencia de forma amigable con el ambiente, en sectores con enorme potencial como la aeronáutica, industria médica, plástica, automotriz y electrónica, entre otras.
En ese rango de acción debe permanecer el INA, de la mano con los avances tecnológicos, mediante una labor de prospección que permita adaptar los servicios ofrecidos a la realidad actual y futura del empleo, así como a las demandas de nuestra economía.
En definitiva los resultados de Pulso Empresarial generan tanta alegría como compromiso, el desafío está planteado hacia la excelencia en futuras mediciones de satisfacción.