Logo La República

Viernes, 16 de noviembre de 2018



NOTA DE TANO


NOTA TANO

Gaetano Pandolfo [email protected] | Martes 10 diciembre, 2013


No siempre avanza el mejor y en la serie semifinal entre Saprissa y Alajuelense el mejor fútbol lo aportaron los morados, sobre todo anoche, que borraron a los anfitriones en la segunda parte, cuando Rónald González ordenó las variantes exactas para hacerle daño al enemigo, pero sin embargo no alcanzó.
Mínimo, Saprissa debió salir del Morera Soto con el empate, no lo logró, de manera que su eliminación a la final del torneo, deberán buscarla en el aparatoso cierre de campeonato, cuando en las antepenúltimas jornadas dejaron escapar no solo la cima, sino el segundo lugar de la clasificación que finalmente los sacó de la ansiada posibilidad de conquistar el título.
De nuevo Saprissa se queda fuera de la fiesta por la bendita ventaja deportiva. Tanto sinsabor por ese argumento, debió ser motivo de reflexión en el cuerpo técnico morado para evitar que se repitiera la amarga experiencia.
La Liga hizo un juego espantoso, de los peores del campeonato; el único gol del partido más que aplaudirlo como consecuencia de un estudio previo en la pizarra del vestuario, analizarlo como un gol que se repite en todos los escenarios del mundo a cada rato. Tiro libre al segundo palo, devolución de cabeza al centro y cierre. La Liga lo armó entre Alpízar, Venegas y López, aprovechándose de una retaguardia morada dormida y desenchufada.
Y casi nada más hizo el Alajuelense en ataque, por ahí Palacios anotó en clara posición prohibida, idéntica a la que le pitaron a Deiver Vega para “quitarle” un gol al Saprissa; los manudos se saltaron la cintura y jugaron al pase largo, frente a un rival que trató de armar fútbol, que se vio bien cuando la pelota transitaba por Golobio y Russell y que lució envolvente en toda la segunda parte. El clásico presentó tramos donde parecía que se jugaba en Tibás y se enfrentaban once morados contra nueve manudos, pero ese mejor juego de los capitalinos tampoco inquietó en demasía el marco de Pemberton.
Alajuelense es finalista por la ventaja deportiva, no porque jugara mejor que el Saprissa, de manera que si desea hacerle cosquillas al Herediano, tendrá que mejorar y en mucho su pobre desempeño de anoche, donde el equipo no brilló, no atacó, no entusiasmó y ganó por una acción aislada, incluso inesperada, un gol que ni siquiera los empujó o motivó para apretar y asfixiar a un Saprissa que con el 1-0 en contra, estaba contra la pared.

[email protected]