Logo La República

Lunes, 10 de diciembre de 2018



NOTA DE TANO


NOTA TANO

Gaetano Pandolfo [email protected] | Sábado 29 septiembre, 2012



En el Herediano suceden unas cosas rarísimas.
Ya mi colega José Cabezas en La Prensa Libre tocó el tema del comportamiento tan profesional, pero a la vez tan curioso, de sus jugadores.
Cuanto menos les pagan, más se “matan” en la cancha, por un orgullo propio que se les debe reconocer, pero que directamente favorece a su irresponsable patrón.
El dueño del equipo se hace el “maje” con la cancelación de los salarios y otras yerbas y a cambio de esa deshonestidad como patrono, sus empleados lo premian con un título de campeón, un segundo lugar en la clasificación del campeonato actual y una probable clasificación a la segunda fase de la Concachampions.
Entonces… ¿para qué les va a pagar?
Dicen los que más saben que en tiempos de crisis hay que tomar decisiones de crisis.
Me parece que los futbolistas del Herediano deberían ya abortar una crisis y provocar un paro indefinido en el plantel, donde desde luego se van a ir al carajo títulos, coronas y lauros, pero estoy seguro, será la tajante decisión que lleve pronto a una definitiva solución del caos.
Sobre este punto… ¿cómo es posible que para definir un arbitraje en un asunto tan urgente como es este en la parte administrativa del Herediano, se debe cumplir un plazo tan largo de más de 100 días, casi cuatro meses?
Estos temas tan delicados, donde están en juego los alimentos, estudios y muchas necesidades básicas de más de 40 familias, deberían resolverse en 48 horas y no en cinco meses. Solo en Costa Rica suceden estas cosas.
Otro aspecto que cuesta asimilar de lo que sucede a lo interno del Herediano es, ¿cómo no tienen dinero para pagar salarios, recibos de luz y otras obligaciones, pero fichan a dos jugadores extranjeros, Diego País y Tulio Etchemaite, que uno supone no van a jugar de gratis como el resto de sus compañeros?
¿Sabe el señor Etchemaite a lo que va o en lo que se metió?
Y le hacemos la pregunta solo a él, porque estamos seguros de que don Diego, viejo habitante de la nación, sí sabe a lo que iba.
Ahora, no estamos especulando; el atraso de las obligaciones laborales entre la administración y los jugadores es repetitiva y pública.
¿Cómo entonces se lanzan dos jugadores profesionales extranjeros a esta piscina tan contaminada? ¿Tendrán un trato preferencial?

[email protected]