Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Sábado 7 Julio, 2012


En caso de que el delantero del Saprissa, Ricardo Costa, no cumpla las expectativas y para desdicha de los morados, se convierta en nueva edición de Tortugol de ingrata memoria, el peso del ataque va a recaer en dos figuras jóvenes que aún están por explotar: Jorge Alejandro Castro y Minor Escoe.
Castro ha tenido más recorrido que Escoe y tuvo muchísimas oportunidades con Guimaraes la temporada anterior. Escoe figuró en el cierre de la campaña con partidos notables como la noche que le metió cuatro goles al Orión.

A la espera de que Costa se ponga en forma, Daniel Casas ya probó con Castro en el clásico, quien tuvo como compañero a César Elizondo, que no es un atacante típico y frente al Municipal fue titular Escoe, arropado por un grupo de mediocampistas entre estos los dos Cordero y Mauricio Castillo.
Habrá que esperar la formación de los morados en Guatemala cuando den revancha a los ediles de Javier Delgado, pero desde ya se pueden proyectar las variantes de las que dispone Casas para la nueva temporada en su artillería.
La primera apunta a un binomio con Costa y Castro o Escoe. La segunda a jugar con solo un delantero, en este caso el brasileño y si no da la talla, el estratega del Saprissa simplemente puede copiar el planteamiento táctico de Vicente del Bosque en la final con Italia y jugar “sin delanteros”.
Ahora…
¿Jugó España sin delanteros frente a Italia?
Para mí la respuesta es negativa, porque si bien es cierto el Bigotón no alineó a delanteros natos tipo Torres, Llorente o Villa en su momento, siempre la Furia tuvo una pieza en posición de ataque o por lo menos, jugando más adelantado que los medios, posición en la que se alternaron de forma inteligente Cesc Fábregas y David Silva, que fueron precisamente los artífices del primer gol español.
Cuando Cesc supera en la última línea la débil marca de Chiellini y centra, el que entra como tromba a rematar de cabeza es el Chino Silva, que en el esquema de don Vicente es su jugador más adelantado.
Guardando las proporciones de rigor, Daniel Casas puede hacer lo mismo y hablamos específicamente del técnico del Saprissa, porque es un equipo que suma muchos volantes de talento. En tanto Daniel pueda hallar la fórmula para que un par de sus medios, puedan y sepan alternarse entre mitad de cancha y línea de ataque, el Saprissa habrá solucionado una de sus limitaciones.

[email protected]