Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Sábado 30 Junio, 2012


La final de la Eurocopa no tiene favoritos.
Si bien es cierto Italia ha presentado mejor fútbol que España, este detalle no la convierte en favorita.
Quizá la “Furia Roja” se ha visto por debajo de Italia porque el mundo del fútbol la compara con el juego que desarrolla el Barcelona, que ha maravillado al universo entero, sin entender los que así piensan que son dos equipos distintos. Tan distintos como sus propios entrenadores: Guardiola y Del Bosque.
Para medir el fútbol de los campeones mundiales los parámetros son más exigentes que los que se están utilizando para analizar la fuerza de los “azzurri”.
Si lo exageramos un poco, el fútbol que ha presentado España no ha decepcionado, pero no ha sido el esperado, todo lo contrario a Italia, de la que no se esperaba demasiado y ha rendido más de la cuenta. Entonces, la impresión que priva en la retina de los espectadores de la Euro, es que los discípulos de Prandelli son favoritos, pero no es así la cosa.
España no puede cambiar de un día para otro la forma de juego de sus clubes más representativos, cuyos mejores jugadores integran el seleccionado. Del Bosque se ha inventado algunos planteamientos tácticos tacaños en ofensiva, pero siempre el fuerte será que las combinaciones que construyen los mediocampistas, puedan amarrarse para romper la retaguardia azul y poner al artillero de cara a Buffon.
Si recordamos la obra de arte que fue el gol de España a Italia, aquel pase mágico y corto de Silva a Cesc, caeremos en la cuenta de que la “Furia” insistirá en esta ruta para buscar el triunfo. Xavi, Iniesta, Cesc, Silva, Busquets tendrán que armar el sendero para romper esa ordenada retaguardia italiana, donde lucen sólidos los centrales Bonucci, Barzagli y Chielini, protegidos atrás por el gran Buffon y adelante por los medios De Rossi y Marchisio, dos hombres que marcan y recuperan con eficiencia.
Eso sí, si los geniales mediocampistas ibéricos no enlazan sus avances y sus asociaciones mueren en las botas de la retaguardia azul se les puede complicar la final, por lo que Italia ha demostrado una vez el balón llega a Pirlo, a los laterales Balzaretti y Maggio, excelentes los dos e incluso Montolivo, todos en posición de ataque, dispuestos a que lleguen muchos balones al talento de Cassano y la potencia física de Balotelli, binomio ofensivo que tiene muchísimo que ver en esta “nueva Italia”, tan “bonita” y refrescante.

[email protected]