Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Viernes 9 Marzo, 2012


La noche del miércoles los seguidores del Alajuelense estaban en un dilema.
Siempre se ponen muy felices cuando pierde el Saprissa, pero ahora, que los morados enfrentaban al Santos de Guápiles, eventualmente les servía más a los intereses rojinegros un triunfo morado, que una victoria santista. El empate tampoco era un mal resultado.
Como lo hemos venido comentando en esta Nota, todavía y a estas alturas del partido, miles opinan que en la segunda vuelta se van a caer Pérez Zeledón y Santos, para dar espacio a la Liga y al Herediano entre los cuatro primeros, para que repitan en la siguiente fase los llamados “cuatro grandes”, igual que la temporada anterior.
Si usted le pregunta a un aficionado que no sea seguidor de los guerreros del sur…¿quién se cae, Pérez o Saprissa?, la mayoría responderá que Pérez. Miles dirán que a como está la clasificación, los dos se clasifican.
Y si preguntan… ¿quién se cae, Santos o Cartaginés? quienes no sean seguidores de los guapileños, dirán que se cae Santos y sobrevive Cartago.
Los fanáticos del Herediano y Alajuelense, mientras la aritmética les de vida confían en que sus equipos preferidos, los dos contra las cuerdas y al borde del “nocaut”, se van a meter entre los cuatro primeros. ¿Cómo? Nadie sabe cómo.
Ni siquiera ganando todos los partidos que faltan se aseguran esa clasificación, de ahí que no queda más remedio que ir juego a juego a ver qué sucede a la hora de combinar resultados de otros partidos.
Por el momento, el Saprissa con un triunfo inobjetable vapulea al Santos y asciende al primer lugar de la tabla, metiéndoles desde luego presión a los guerreros, mientras que Santos abre las compuertas de su navegación para dar oxígeno, sobre todo a Belén, de ubicarse a solo tres puntos de diferencia, si los pupilos de Vinicio Alvarado salen avantes del dramático partido que deben jugar el domingo ante la Liga.
El tiempo se acorta, los plazos se reducen, Saprissa se afirma, Pérez y Santos son derrotados en su última salida; Cartaginés se aferra al cuarto puesto amarrado con hilos y el grupo de escoltas busca sacar los dientes, Herediano con su nómina amenazada y obligada a ganar en Limón y los manudos, otra vez ilusionados de que quizá, con su alineación más “completita”, puedan reiniciar la ruta del milagro.
Y que nadie descarte a San Carlos.

[email protected]