Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Miércoles 1 Febrero, 2012


El partido de esta noche entre Alajuelense y Herediano desde luego que trae muchos recuerdos; si bien es cierto jugadores de estos equipos se vieron las caras brevemente en los 90 minutos por la vida, es hasta hoy que se vuelven a enfrentar en serio, después de toda la polémica que trajo la final del Torneo de Invierno, por el asunto del arbitraje.
Florenses y manudos se enfrentan en un momento de incertidumbre, dado que los dos finalistas del torneo anterior son huéspedes de la zona baja de la tabla en el Verano; los honores de la clasificación son propiedad de otros clubes como Pérez Zeledón, Cartaginés, Saprissa y Limón.
Bajo la dirección técnica de dos entrenadores muy detallistas y científicos, de esos que se fijan en detalles que otros no vemos a la hora de preparar a un equipo, tanto Oscar Ramírez como Jafet Soto advirtieron que el hecho de que sus discípulos dispusieran de menos horas para trabajar en la pretemporada, los iba a perjudicar en el amanecer del certamen. Incluso, tenemos que recordar la nota de protesta de Soto, molesto porque la Liga descansaba en la primera jornada del torneo, lo que Jafet asumió como injusta ventaja eriza.
Exageradas o no las manifestaciones de los estrategas, lo cierto es que tuvieron razón y aunque suene a excusa y quizá no lo sea, ni Alajuelense, ni Herediano han andado bien en las cuatro primeras fechas del campeonato y un par de derrotas de cada uno de los equipos lo testifica.
A Giancarlo González, el “nuevo” goleador de los manudos, le sonó bien fácil decir que para su equipo, el campeonato había empezado en su tercer partido que le ganaron a Orión, pero esto no es cierto. El campeonato empezó para los erizos con la derrota ante Belén y por eso están obligados a recuperar los seis puntos que dejaron ir en el arranque del torneo.
Herediano vive algo similar; o se apura o se queda rezagado a la espera de un derrumbe del gran líder, Pérez Zeledón, que puede que no se produzca, dado el buen fútbol que generan los discípulos de Mauricio Wright. Igual es difícil que se caigan Cartaginés y Saprissa, de ahí la relevancia del clásico provincial de hoy en el Morera Soto, porque una derrota de cualquiera de los finalistas los va a estancar en zona roja y puede que cuando quieran instalarse en la parte alta de la clasificación, no haya cama para tanta gente, como lo cantaba Celia Cruz.

[email protected]