Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Miércoles 4 Enero, 2012


La columna que publiqué el viernes 30 de diciembre donde hice ver mi ignorancia total en materia de ciclismo, pero di a entender que no me trago el cuento de que en una larga etapa de 134 kilómetros, un ciclista no puede descontar 36 segundos de diferencia (caso real de Juan Carlos Rojas con José Adrián Bonilla antes de la última etapa de la Vuelta), provocó diferentes reacciones.
Gerardo Sosa afirmó: “Yo tampoco me la trago. Allá por los años 65/66/67, cuando fueron las primeras vueltas, tuve la oportunidad de acompañar la caravana junto a un amigo. Fue la primera y única vez y en aquél tiempo tampoco logré entender ese mismo tema. Ahora que todo es más sofisticado menos lo entiendo y menos me lo trago”. Michael Castillo, agrega: “Tano, al igual que usted nunca he entendido cómo es posible que diferencias de segundos sean casi imposibles de remontar. Sería excelente que algún lector nos explicara el tema de estrategias”.
El amigo Luis Eduardo Oreamuno da una breve explicación.
“Tano por eso mismo dice Juan Carlos Rojas que le faltó equipo. Descontar esos segundos requiere de 4 o 5 hombres de apoyo “cortavientos”, pero el líder atrás viene arropado por sus peones que marcan la salida de los rivales. En el pelotón se tejen alianzas para proteger al líder. Con tres etapas en caravana podrás entender la estrategia dinámica tan interesante del ciclismo”.
Resumimos opinión del Lic. Carlos Miranda.
1. “Si Juan Carlos Rojas no sacó sobrada ventaja en diez u once etapas anteriores... ¿por qué lo haría en la última? Tuvo una ventaja, pero no metió un minuto por etapa… y faltaba lo más fuerte, el Cerro de la Muerte ida y vuelta.
2. Rojas es un gran escalador, pero Bonilla también es bueno subiendo y además es el mejor bajando. Es un suicida. Si Rojas no le sacó ventaja en su campo fuerte (subir), no lo hará en el fuerte de su rival (bajar).
3. Hay situaciones que solo los que están en el lugar y momento conocen, por ejemplo que un ciclista no está en su día, que si se siente mal, si comió bien, cómo andan sus compañeros, etc. Cuántos ciclistas verán raro lo que pasó en el juego seis de la serie mundial, donde Texas dejó ir el título dos veces, estando a un strike. Cuántos ciclistas dirán: “Disculpen, pero no me trago el cuento”.
No estoy defendiendo a Rojas, ni desmeritando a Bonilla. Son grandes deportistas y muy caballeros al reconocer las fortalezas de sus rivales”.

[email protected]