Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Jueves 22 Diciembre, 2011


Alajuelense-Saprissa, juego de vuelta de la semifinal.
Josué Martínez en el minuto 50 pone a ganar al Saprissa 2-1 y los morados disponen de 40 minutos para meter otro gol y eliminar a la Liga.
No lo metieron.
Juego de ida de la final.
Alejandro Alpízar pone arriba al Alajuelense, pero empata José Luis Cordero para Herediano en el minuto 46. Los florenses disponen de 39 minutos para meter otro gol y poner a la Liga contra las cuerdas para el juego de vuelta en el Rosabal Cordero, pero no lo meten.
Juego de vuelta de la final.
Marcelo Sarvas anota en posición fuera de juego y Herediano empata en el minuto 72 por medio de José Luis Cordero. Sumando los 30 minutos del tiempo extra, el “Team” dispone de 48 minutos para meter un gol y campeonizar, pero no lo anota.
Tres partidos decisivos con movimientos similares en cuanto que Alajuelense los empieza ganando, se los empatan y ya con el equipo contra las cuerdas, los dos rivales no pueden darle el golpe de gracia.
Saprissa sí le empató el partido y luego metió el segundo, pero con eso no alcanzaba: necesitaba otro gol, pero en lugar de eso, permitió que la Liga le empatara.
Es aquí donde cabe el análisis sin fanatismo.
¿Por qué en tres juegos seguidos y decisivos, dos equipos tan poderosos no pueden doblegar y vencer a otro equipo grande que juega sin varios de sus jugadores estelares esos partidos?
Esto, señores fanáticos del Saprissa y Herediano, que han inundado las redes sociales con insultos para quienes opinamos del gran trabajo como estratega de Oscar Ramírez, no es asunto de arbitraje, de goles fuera de juego, de jugadores que debieron ser expulsados pero no lo fueron o de una precipitada o injusta expulsión a algún jugador rival de los manudos.
Si opinan con el hígado, reclamen el gol fuera de lugar de Sarvas, pero comenten que Anderson Andrade cortó con su mano un pase dentro del área, penal claro que el árbitro “que le robó” el partido al “Team” se tragó.
Ese gol que urgía para Saprissa y Herediano y que impedía el tricampeonato de la Liga no entró por tres razones principales: capacidad defensiva de los manudos, comentada en nuestra Nota del martes; falta de contundencia y de actitud de morados y florenses y mucha suerte para el equipo rojinegro. En estos tres detalles, el arbitraje no tuvo nada que ver.

[email protected]