Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Sábado 3 Septiembre, 2011


Antes de empezar el campeonato, varios periodistas deportivos entre los que me incluyo, condenamos de antemano en los pronósticos al benjamín de la primera división, Belén, al descenso. Lo olfateamos como el candidato más óptimo para que regresara a la segunda división.
Siete fechas después no hay más tren que pensar diferente y aunque falta muchísima agua de pasar debajo del puente, la verdad que la oncena que dirige el elegante mozo Vinicio Alvarado, ha realizado presentaciones respetables, decorosas y se le ha parado a los más pintados, incluyendo a los grandes.
Belén ha sido una gratificante sorpresa en el torneo y como no se hundió desde el principio, que fue lo que intuimos algunos malpensados, entonces los ojos de los comentaristas empezaron a mirar hacia otros costados, para tratar de ubicar ya avanzado el calendario, a otros o a otro club que en este arranque se apuntara al sendero del descenso, y por ahora el que hace “mejor” las cosas para ganarse ese “premio”, sin duda que es Pérez Zeledón.
Cuando Gilbert Fernández, jerarca generaleño, se lanzó a la presidencia de la Federación de Fútbol, elección que perdió por abrumadora mayoría, incluyendo un voto en su contra de un camaleón que ronda los pasillos de la casa de los sustos, en busca de que lo nombren donde sea y con quien sea, valores al basurero, pocos o nadie cuestionaron a este dirigente de PZ el porqué bajo su mandato de varias temporadas ha permitido o no ha podido evitar la sangría del equipo.
Mirar a Dexter Lewis, Jorge Gatgens, Juan Gabriel Guzmán, Erick Marín, Diego País, Rodrigo Salomón, Geiner Segura, Michael Rodríguez, con otros uniformes y estar enterados de que por pocas horas, casi pierden el concurso de Juan Diego Monge, más las denuncias, quizá sin sustento, pero denuncias al fin, del extécnico Jeaustin Campos, de que algo andaba mal administrativamente en el club, no son precisamente buenas noticias en el entorno generaleño.
Ahora llegó Carlos Restrepo y lo primero que dice es que dirige a un “equipo ralito” y que por eso no gana, de manera que Pérez Zeledón tendrá que reforzarse y reactivarse si quiere evitar el viaje a la segunda división, porque de sus hoy rivales directos, no solo Belén juega bien, igual lo hacen los dos Puertos y el Orión está durísimo, protagonistas todos de una zona de la tabla donde se está jugando en forma caliente.

[email protected]