Logo La República

Lunes, 21 de octubre de 2019



NOTA DE TANO


NOTA TANO

Gaetano Pandolfo [email protected] | Lunes 06 diciembre, 2010



No deja de ser injusto que Ricardo González, por defender a uno de sus compañeros que era agredido por Diego País, perdió prácticamente todo el campeonato.
Expulsado en el partido contra Cartaginés, el experimentado guardameta no volvió a ver acción en el torneo, una vez que el joven y muy buen arquero Leonel Moreira aprovechó la oportunidad que le dio Orlando de León y se apoderó de la titularidad en el marco florense.
De cara a la final, comparar a Moreira con Patrick Pemberton es difícil; todos tenemos claro que don Patrick, a pesar de sus buenas actuaciones que lo llevaron a la Selección Nacional con todo merecimiento, no goza de la empatía con buena parte de los seguidores de la Liga, que todavía no le perdonan un mal trabajo en un clásico.
Hoy, Pemberton es mejor portero que Moreira, en el futuro, no sé.
Los cuatro carrileros de los dos equipos son jóvenes, irrespetuosos, agresivos en marca y ataque y sin límites; el Torneo de Invierno está repleto de buenas acciones individuales de estos cuatro mocosos; Cristopher Meneses el más proyectado internacionalmente; Marvin Obando, injustamente olvidado para la tricolor; José Salvatierra, toda una promesa, y Fabián Rojas, quien lamentablemente no verá acción. Ellos son la cara fresca de la final.
Luis Marín, Robert Arias, Giancarlo González, Cristian Montero, Johnny Acosta y Erick Sánchez van a meter pierna, experiencia, honor y liderazgo en las zonas centrales defensivas, sin nervios ni miramientos.
José Cubero-Bismarck Acosta, frente a Luis Valle-Cristian Oviedo, parejo.
José Sánchez, Diego Madrigal, José Cancela, Tirso Guío que ya puede jugar y Esteban Ramírez, huelen a pesadilla; por dicha para Oscar Ramírez, Orlando de León no los puede alinear a todos.
Pero la otra acera es brava: están Pablo Gabas, Diego Estrada, Kevin Sancho, Allen Meneses, Argenis Fernández. Talentosa la florense; velocísima la manuda. En ocasiones la velocidad destroza al talento; a veces sucede al revés. Dos partidos para comprobarlo.
En ataque, la visión periférica de Víctor “Mambo” Núñez y Froylán “Cachorro” Ledezma es muy correcta; dominan mejor los espacios que el binomio manudo de Alejandro Alpízar y Leandrinho. El lío para los rivales de los erizos es cuando entra Marco Ureña, porque por ahí, como canta Mercedes Sosa… cambia… todo cambia.





© 2019 Republica Media Group todos los derechos reservados.