Logo La República

Martes, 19 de marzo de 2019



NOTA DE TANO


NOTA TANO

Gaetano Pandolfo [email protected] | Martes 15 junio, 2010



Los campeones del mundo se parecieron mucho más contra Paraguay, al que anticipaban sus críticos y detractores que al que esperábamos y proponíamos sus defensores.
Solo Marcelo Lippi, obligado a sacudirse de los cuestionamientos de la prensa deportiva italiana, por dejar fuera de Sudáfrica a varios futbolistas talentosos que podían darle otra cara y fisonomía a su formación, se mostró satisfecho con el rendimiento del equipo y en los vestuarios, más bien se dedicó a criticar a Paraguay, de quien dijo, esperaba más.
¡Imagínense si los guaraníes de verdad hubieran jugado más, qué hubiese pasado con los limitados “azzurros”!
Analizando a la formación italiana, al menos ayer, ninguna de las caras nuevas en la formación titular, casos de Criscito, Montolivo, Pepe y Marchisio e incluso otras ya conocidas pero no estelares, como Iaquinta y Gilardino, pudo hacer olvidar o jugar al estilo de Fabio Grosso, Andrea Pirlo, Francesco Totti, Alessandro Del Piero y Antonio Cassano.
De acuerdo que Pirlo estaba lesionado y se quedó en la reserva, pero a los otros, don Marcelo los dejó en Italia, o sea, Lippi dejó el talento en su país y apostó a que el joven de la Fiorentina, Ricardo Montolivo, magnífico futbolista, se echara el equipo al hombro en la zona de creación, tarea inmensa e imposible de cumplir, máxime ante un seleccionado aguerrido, que marca, que no suelta a su presa, de sangre y guerrero como el paraguayo.
A como se desarrollaron los hechos en el juego, le salió barato el resultado a Italia, no porque Paraguay los intimidara o les pasara por encima, porque salvo el gol de bola muerta, entre Buffón y Marchetti, solo recibieron un susto y hubo un poco más de bombetas en la portería de Villar.
Pero, con un equipo gastado, con un gol en contra, con Buffón lesionado y una cancha en pésimo estado, poder empatar gracias al error de Villar, fue excesivo premio para los italianos.
Paraguay fue Paraguay, el de siempre; ni un milímetro más, ni uno menos; duplicó marcas, cortó circuitos, se ordenó en defensa, olvidó el ataque y en el papel, sacó un punto de oro ante el favorito del grupo, similar al que los uruguayos le “robaron” a Francia.
Ya habrá espacio para analizar a Holanda; personalmente nos agradó su presentación frente a Dinamarca y ojo como el fútbol asiático se luce y el africano se estanca.

[email protected]