Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Jueves 29 Abril, 2010


Dicen los que más saben que después del Mundial de Fútbol, la competencia futbolera de mayor relevancia es la famosa Champions.
Llevan razón; el fútbol en el ciclo olímpico no es apasionante; la Copa Libertadores no acapara ni la mitad del interés que despierta este torneo y tampoco el devaluado Mundial de Clubes, al que asisten, por razones meramente geográficas, unos equipos queques, meros postres de los tradicionales.
Cuando está en juego el pasaporte a una final de Champions, todo vale —lo moral, lo honesto, lo correcto—, desde luego. Todo lo que permite el reglamento, que para eso hay un árbitro.
Y desde luego, que el Inter no iba a dejar escapar el botín que pescó en Milán, cuando derrotó al mejor equipo del planeta, el Barcelona, con un marcador inusual: 3-1.
Desaprovechar esa ventaja en el Camp Nou, presentando un juego abierto y tras los recientes antecedentes, donde los discípulos de Pep Guardiola bailaron y arrasaron rivales con una contundencia ofensiva inapelable, era suicidarse.
José Mourinho no iba a meterse un balazo.
De nuevo se presentó el clásico de dos de las escuelas del fútbol que mayores títulos y honores han acaparado: la brasileña, representada por el Barcelona, con cinco títulos mundiales y la italiana, curiosamente representada por su campeón nacional, que no cuenta con futbolistas italianos como titulares y con cuatro copas del mundo en sus vitrinas.
Aquí, el universo se parte en dos, pero no en dos mitades, sino en dos sentimientos: un 70% o más de admiradores del vistoso balompié brasileño, metido en las piernas de los talentosos jugadores barcelonistas, que juegan a atacar, a ganar, a meter goles, a dar espectáculo, frente a una minoría de seguidores del fútbol calculador de los italianos, resultadista, efectivo, letal en el contraataque, que a ellos, igual los ha llenado de gloria y dividendos.
Ayer, ganó Italia (sin italianos) y perdió Brasil (los catalanes). El planteamiento táctico de Mourinho, que rayó en la perfección, sobre todo después de que se quedó con un hombre menos, limitó a los malabaristas del Barcelona a tres situaciones de apremio: un gol fuera de juego (como el de Milito en la ida); el remate espectacular de Messi, desviado magistralmente por Julio César y el gol que botó Bojan. Demasiado poco para aspirar a la final.

[email protected]