Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Jueves 28 Enero, 2016

Disculpen que no inicie comentando de deportes, pero quienes trabajamos en Tournón tenemos la necesidad de protestar.
Resulta que la ULACIT inundó de edificios y estacionamientos el vecindario, a toda ley. Pero, sus estudiantes y funcionarios se adueñaron de todas las calles públicas que conducen a sus parqueos y bloquean en esas calles que no son privadas, el paso de los automóviles de decenas de personas que trabajamos en el mismo sector.
Por ejemplo, si usted conduce de sur a norte y quiere desembocar en los semáforos que dan paso a la ruta que va a Limón, el carril de la izquierda, que se necesita para doblar al oeste y poder llegar a este periódico, es ahora propiedad exclusiva de los estudiantes de la ULACIT. Una larga fila de vehículos forman una hilera que los lleva a uno de sus parqueos y si, por ejemplo, los empleados de La República queremos pasar, tenemos que lanzarnos a los carriles centrales, con el riesgo que ello conlleva, pues por ahí suben a toda máquina los buses de Los Caribeños y decenas de autos más en un tránsito infernal.
Los propietarios de la ULACIT, por cierto, gente muy honorable y amiga, han adquirido lotes que les permiten ampliar sus instalaciones, pero no han comprado los derechos de tránsito en el entorno. Las calles son públicas pero sus funcionarios y alumnos las bloquean, incluso formando doble fila y cortando los atajos que los que laboramos en ese sector utilizamos para llegar a nuestros trabajos. A don Álvaro Castro, lo insto a que solucione este problema cívico.
Cambiando de tema, aplaudimos el fichaje de Óscar Duarte por el Espanyol de Barcelona. Este muchacho, de bajo perfil pero grandioso fútbol se lo merece. Recuerdo el día que se subió a un avión, se fue para Bélgica y a la semana siguiente era defensa titular del Brujas. Sin pruebas, ni exámenes, ni entrenamientos, ni visores, ni un carajo.
¡Solo su exquisito fútbol!
Con cara de niño pero con potencia en sus piernas y con gol, el defensa que fue del Saprissa, jugó a préstamo en Puntarenas y terminó mundialista en la Selección Nacional de Brasil, engrosa la pequeña pero selecta lista de jugadores costarricenses que juegan en la Liga española, los tres, titulares de la Tricolor: Navas, Celso Borges y ahora Óscar Duarte.
Dada la calidad de estos jugadores, puede que el fútbol nacional esté abriendo un mercado de piernas relevante en una liga de primer nivel.