Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Martes 15 Diciembre, 2015

Al Herediano le pesó mucho la ausencia de Elías Aguilar.
Sin embargo, antes del juego frente al Saprissa, su técnico Odir Jacques se quejaba de la falta de gol de sus artilleros: “No tengo ningún jugador entre los cinco mejores goleadores del campeonato”, indicó el brasileño, quizá abrumado por la inesperada derrota de sus discípulos ante Belén.
Lo interesante, o curioso de este reclamo del estratega del Team, es que el Herediano no perdió a ningún delantero; ninguno se lesionó o fue vendido. Quien se lesionó fue un mediocampista y si repasamos el estilo de juego del monarca, usualmente lo ha hecho con solo un atacante: Jonathan Hansen.
El campeón nacional cuenta con una estructura estelar en su formación integrada por Moreira, Sánchez, Brown, Miranda, Granados, Azofeifa, Aguilar y Hansen. En las otras tres posiciones se alternan otros jugadores y casi ninguno es delantero, salvo los ratitos que se le dan a Lagos.
Herediano se motiva en la cintura y es en esa zona donde actúan jugadores con mayor regularidad: Rooney Mora, Kenny Cunningham, Johan Condega, Yosimar Arias, José Luis Cordero y Keven Alemán.
Este es un punto fuerte del Herediano; el talento de su medular, de manera que los éxitos del monarca se han basado más en el fútbol que genera su medio campo con el apoyo de José Sánchez, que en el trabajo de su delantera, limitada y aislada a lo que aporte Hansen. De ahí que no me encaja la queja de su timonel.
La delantera no está fallando porque la forma un solo jugador; definitivamente la ausencia de Elías Aguilar sí es determinante, pero puede que estén fallando aquellos jugadores que acuerpan desde atrás el trabajo de Hansen como ariete.
En todo caso, no todo está perdido para el Team; ya vimos el dramático juego entre Tigres y Pumas y como estos se quitaron un 3-0 en contra, empataron 3-3 y obligaron al tiempo extra. Aquí perdían 4-3 e igualaron 4-4 a un minuto del final. Se les fue el título en los penales.
Pues bien, Herediano recibe al Saprissa y puede escribir el milagro; no hace mucho se quitaron un 0-2 en contra en final ante Cartaginés y en 20 minutos ya habían metido tres goles.
Odir Jacques es un tipo de enorme lectura de partidos; va a arriesgar, a meter todo, a buscar goles tempranos, de manera que ese 3-0 en Tibás puede que no sea sentencia condenatoria, porque si el Team va a ceder el título, lo hará muriendo con las botas puestas.