Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Jueves 19 Junio, 2014

Cuando entrevistaron a los cuatro entrenadores del Grupo D donde habita Costa Rica, antes de que arrancara el Mundial de Fútbol, Cesare Prandelli, técnico de Italia le manifestó al mundo que Costa Rica era una selección que le preocupaba “por su magia”.
Cuando leí eso, de inmediato pensé que don Cesare sería un excelente diplomático, carrera a la que podría dedicarse al retirarse del fútbol.
Pocos días después de pronunciar estas palabras, Costa Rica derrotó a Uruguay 3-1, exhibiendo en el terreno de juego precisamente magia, porque no cabe otro calificativo a las acciones que se construyeron para edificar el primero y el tercero de los goles.
El “taquito” de Cristian Bolaños a la corrida de Cristian Gamboa fue mágico y el servicio fantástico de Joel Campbell a Marco Ureña para cruzar el tercero, igual. Entonces, los calificativos generosos del estratega italiano para los nuestros se hicieron realidad, la Tricolor sorprendió al mundo y mañana, toca a Prandelli ver qué hace para frenar a sus ahora mágicos rivales.
Mañana es la cita del juego que ningún italiano radicado en Costa Rica deseaba ver y mucho menos, los costarricenses de nacimiento pero con sangre “azzurra” que es nuestro caso.
Un Costa Rica con Italia en competencia oficial provoca estragos emocionales en nuestro corazón, con mayor intensidad tratándose de una Copa Mundial, pero por dicha y para calmar esos desequilibrios emotivos que se presentan cuando se enfrentan la sangre con la tierra, tanto Costa Rica como Italia vencieron en sus primeros juegos del Mundial y entonces, los que somos seguidores de los dos seleccionados, podemos acomodarnos mañana para un positivo empate.
Así lo escribimos la semana pasada en esta Nota.
No le dábamos ninguna oportunidad a Costa Rica de siquiera empatar con Uruguay, pero —y así lo dijimos—, si la Selección Nacional pesca algo con Uruguay e Italia derrota a Inglaterra y se dieron los dos sucesos, nos apuntábamos felices al empate entre ticos e italianos en su siguiente compromiso.
Ahora, a pesar del triunfo maravilloso de la Tricolor ante Uruguay, sigue siendo Italia la gran favorita para vencer mañana por numerosas circunstancias universalmente conocidas, pero, por lo visto y admirado tácticamente en el juego que los ticos le plantaron a Uruguay, perfectamente el trabajo titánico de Jorge Luis Pinto en la preparación de los juegos podría deparar otra agradable sorpresa.

[email protected]