Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Lunes 9 Junio, 2014

El segundo tiempo contra Irlanda abrió la esperanza.
Costa Rica con una pieza menos por la expulsión de Giancarlo González se apoderó del partido y jugó 45 minutos de buen fútbol, sobre todo si los comparamos con el partido y medio exhibido anteriormente.
Frente a Japón y en el primer tiempo con los irlandeses, la Selección Nacional no puso en las gramas de los estadios de Tampa y Filadelfia la dosis de colectividad, voluntad, ritmo y desplazamientos que aportó para sacarle a los rivales que venían de empatar con Italia, un meritorio empate.
Temas específicos del fútbol, todos positivos dejaron los 45 minutos finales del juego ante Irlanda. En la portería, se viaja tranquilo al Mundial. En caso de una lesión de Keylor Navas que esperamos no llegue, Patrick Pemberton mostró que está seguro, confiado y sereno para el eventual relevo y no tanto por el remate de penal que le desvió a Keane, detalle circunstancial, sino por su actitud en el terreno de juego, propia de un líder.
Heiner Mora y Óscar Duarte refrescaron la retaguardia; el defensor del Brujas de Bélgica impuso una personalidad que refleja lo que es ser defensa titular de uno de los clubes de mayor prestigio en Europa. Este pinolero del Saprissa le ganó el viaje a Roy Miller y a Johnny Acosta y hay que pararlo ahí frente a Uruguay.
Después de Joel Campbell, Mora fue el punto más alto del equipo, pero no creemos que le alcance para sentar a Cristian Gamboa. Lo positivo es que Gamboa queda obligado a repuntar y además, Heiner puede ser también un relevo de Junior Díaz por el otro costado.
José Miguel Cubero frente a Irlanda, jugó mejor que Yeltsin Tejeda ante Japón, claro, dos rivales de características bien diferentes. A Yeltsin se lo tragó el vértigo de los nipones, como al resto del equipo, pero sigue siendo un mediocampista más táctico que Cubero y ante los charrúas, se ocupa más táctica que emotividad.
En zona de ataque, si repasan nuestros cuestionamientos al trabajo de Costa Rica ante Japón, dijimos que si Joel Campbell se esconde en la zona derecha y no tiene un compañero en el área, se van a desaprovechar sus fintas porque no tiene a quien dársela. Pues bien, Pinto captó esa limitación y juntó a Campbell con Marco Ureña y la Sele mejoró en ofensiva.
Contra Irlanda se atacó en bloque, estaban Joel y Ureña pero llegaron Ruiz y Celso de manera que Marco se ganó el puesto y debería ser el nuevo “nueve” en el arranque del Mundial.

[email protected]