Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Miércoles 16 Abril, 2014

Quemándose los dos en las llamas del infierno, Pérez Zeledón recibe esta noche al Puntarenas, empatados en el último lugar de la clasificación acumulada con 41 puntos.
¡Más drama imposible!
Frente a frente dos de mis mejores amigos: Luis Diego Arnáez, con quien hace muy pocos días compartimos las gradas del Vicente Calderón para presenciar el juego entre las selecciones de España e Italia, y Daniel Casas, el charrúa que me guio y paseó por las calles de Montevideo, durante la celebración de la Copa América 1995, conquistada por su país bajo el mando técnico de Héctor “Pichón” Núñez, fallecido lamentablemente en Madrid hace tres años.
Arnáez y Casas fueron dos futbolistas temperamentales, más expuesto a las emociones el uruguayo que el nicoyano, pero nada blandos a la hora de marcar, morder tobillos, presionar para recuperar, servir e incluso rematar, pues los dos fueron volantes con gol.
Si hacemos una comparación de dos disciplinas deportivas tan diferentes como son el fútbol y el béisbol, podemos acotar que tanto Luis Diego como Daniel entraron en acción como relevistas, después de que a los abridores les dieron garrote. Incluso hubo lanzadores (entrenadores) que trabajaron etapas intermedias.
Daniel Casas abandonó la buseta que conduce por Santa Bárbara transportando estudiantes en diferentes planteles educativos de Heredia, para hundirse en las brasas que quemaron el cuerpo de César Eduardo Méndez y lanzaron a los generaleños al centro de la hoguera. El fuego no cesa y Pérez Zeledón se enciende.
El “Flaco” Arnáez con su parsimonia habitual, leía que a un mecenas del Jacó Rays le publicitaban sus problemas financieros y como mejor pájaro en mano que cien volando aceptó, como Daniel, hundirse en las llamas que recalentaron al Puerto, hoy tan altas como se pueden inflamar tras dos derrotas seguidas ante rivales “accesibles” como Universidad y Carmelita.
Entrecomillamos el término accesible, porque el propio Diego manifestó que si no perdió con Saprissa y Alajuelense, menos dejaría puntos con celestes y carmelos y… ya vieron…
¡Se le fueron los seis!
De manera que el Pérez Zeledón-Puntarenas de esta noche es el juego clave de la fecha y le resta relevancia a un Saprissa-Herediano que en otro entorno acapararía las portadas y vitrinas de la exaltación.
Desde luego no olvidar que la UCR tratará de sostener su cuarto puesto ante los lecheros. A dos juegos del final, triunfar esta noche para la Academia sería sensacional.

[email protected]