Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Martes 26 Noviembre, 2013

Por estar viendo para arriba, pocos se fijaron en lo que sucedía abajo.
Concentrada la atención en los equipos semifinalistas y a la espera de conocer si la Liga cerraba en casa o cedía el segundo lugar al Saprissa, se desvió la atención y pasó por alto una victoria determinante del colista del torneo, Belén, que derrotó al Uruguay de Coronado en una jornada de cierre en la que también cayeron Limón y Pérez Zeledón, ahora antesalistas cercanos del último lugar y nuevos candidatos al descenso.
El triunfo de los belemitas fue de nueve puntos, no porque los obtuvieran al vencer a los lecheros, sino que al perder estos tres unidades y dejar igual número de puntos limonenses y generaleños, el equipo de Vinicio Alvarado se puso a tiro como escolta de los antesalistas del último lugar.
Con 22 partidos por disputarse y a seis puntos de Pérez Zeledón, habitante del noveno lugar, solo se necesita una combinación de dos victorias belemitas y dos derrotas de los guerreros para que los heredianos atrapen a los generaleños y además, están más cerca de ser cazados isidreños y limonenses.
Triunfo de oro de Belén que hace tambalearse la zona de descenso, porque a como terminó la primera fase del campeonato, ya no se puede señalar a los belemitas como los candidatos más firmes a bajar a la segunda división, pues esa novia tan espantosa tiene nuevos pretendientes.
Entonces, si los nuevos candidatos al viaje a la segunda división no se pellizcan, Belén les va a pasar por encima, pues como lo afirma su entrenador y no deja de ser verdad, el equipo no ha jugado tan mal para estar estacionado donde está. Todo pinta a que Belén meta primera y “jale” para arriba, de manera que empezando por Limón, si no se solucionan los problemas económicos de un club que se halla a la deriva, serán entonces los del Atlántico los candidatos más firmes al descenso.
En el papel pareciera que el binomio de Paulo César Wanchope en el escritorio y su tío Carlos Watson en el zacate, podrán sacar a flote al Uruguay y tampoco suena probable que Gilbert Fernández no detenga el derrumbe de sus guerreros que se vinieron a pique en las últimas fechas del certamen.
Entonces, a como terminó el Invierno, pareciera que el candidato al descenso va a cambiar de nombre y que se puede tachar el nombre de Belén y pegar el de Limón, a menos que alguien abra la billetera en el Puerto del Atlántico.

[email protected]