Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Jueves 19 Septiembre, 2013

Siguiendo con el tema de ayer y jugando de sicólogo, me parece que una solución momentánea a la crisis mental y futbolística del Cartaginés es darle un reposo a los jugadores que según nuestro criterio, arrastran un trauma derivado de la final del torneo anterior, cuando dejaron escapar la más grande oportunidad de conquistar un título que añora la provincia entera desde hace más de medio siglo.
El equipo de la Vieja Metrópoli a pesar de la derrota en Alajuela, no está muy lejos de puestos de clasificación, dado que la UCR, ocupante hoy del cuarto lugar, solo está dos puntos arriba de los brumosos y con un juego más.
Formar con jugadores como Luis Torres, Andrés Sanabria, Andrés Flores, Kevin Vega, Randall Alvarado, Paolo Jiménez, el mismo Randall Brenes, Rodrigo Garita, Leandro Silva, Pablo Herrera, Néstor Monge, le daría a la nómina no solo un refrescamiento futbolístico y mental, sino un reposo, un paréntesis a los viejos del barrio, tipos como Villalobos Chang, Danny Fonseca, Félix Montoya, Carlos Johnson, Esteban Sirias, Eduardo Valverde y otros, para que recarguen baterías y se salgan de un escenario que hoy está total y absolutamente contaminado.
Sentimos, y así lo expresamos en comentarios anteriores, que fue un error del cuerpo técnico fichar a futbolistas extranjeros que en verdad “no hacían falta”.
No le vemos nada a este lateral Ricardo Duarte; nos parece muy buen jugador Paolo Cardozo, pero ahí estaba quemándose por una oportunidad como titular, otro buen futbolista como Leandro Silva, sin protagonismo la temporada anterior, relegado por el talento de otros dos jugadores que como Mauricio Castillo y Hanzell Araúz le están haciendo al “Sheriff” una falta bárbara.
Erick Scott tiene un gran dilema y no es su culpa, juega con la fanaticada en contra y no hay en el fútbol nacional una afición más frustrada que la brumosa. A Scott, lo mandaron a la guerra sin pistola y la pura verdad, no vemos absolutamente ninguna diferencia entre Neto e Iván Pailoz.
Si uno se fue sin protagonismo, no hacía falta el otro.
El receso entre el Verano y este Invierno, no resultó productivo a niveles domésticos en la Casa Azul, hoy con una nómina muy cara y saturada mentalmente por tantas frustraciones acumuladas. El remate de penal que Danny Fonseca mandó al barrio El Carmen, retrata y refleja muy bien la angustiante situación.

[email protected]