Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Lunes 16 Septiembre, 2013

Saprissa viaja hoy a Guápiles para enfrentar a un Santos en horas bajas de vuelo y eso lo dicta la tabla de posiciones.
Los discípulos de César Eduardo Méndez solo han logrado un triunfo en siete presentaciones y con cuatro empates comparten la zona baja de la clasificación ahora con Limón, un poco por encima de Uruguay y Belén.
Pareciera que la condición de invicto del equipo de Ronald González no peligra para el juego de esta noche; incluso un empate sería un buen negocio para El Monstruo, ya que se mantendría en la cima de la clasificación, a pesar del triunfo del campeón nacional, el Herediano, que se puso en la nuca del puntero.
Se especula mucho en los medios de comunicación deportivos si Cristian Lagos podrá tomar algún tipo de revancha en este compromiso, anotándole al club que lo dejó ir por falta de espacio, pero aparte de que la titularidad del ariete está incierta por un tipo de lesión que podría apartarlo del cotejo, no va en la personalidad de este goleador, ese término tan negativo de revancha.
Muchacho humilde y educado, recordamos que en situación idéntica en un partido Santos-Alajuelense, le anotó a los manudos después de dejar las filas erizas y celebró la anotación como lo acostumbra, sin ningún gesto de desquite.
En todo caso, si Lagos sale en la formación estelar de los locales, algún espacio de morbo le caerá al encuentro, donde repito, Saprissa expone su invicto, una condición que comparte con Cartaginés y la Universidad de Costa Rica.
Los celestes lo sostuvieron en un territorio complicado como el Lito Pérez, donde ayer no pudieron ser cocinados en la famosa “olla mágica” por el Puerto, mientras que los brumosos lo exponen también esta noche pero en el Morera Soto, en un clásico provincial que se las trae.
Óscar Ramírez ha podido formar una muralla en su zona de retaguardia compuesta por ocho hombres: portero, tres centrales; dos carrileros y tres medios de marca: Ariel, Valle y García; un enlace (Sánchez) y un delantero (Alpízar) y empezó a preparar una receta que le ha dado sabrosos frutos: 1-0 resultado de todos sus últimos partidos que lo catapultaron al tercer lugar de la clasificación.
El invicto de los pupilos de Javier Delgado está envuelto en brumas, algo muy propio de la provincia, pues está amarrado a cuatro empates y dos victorias, de manera que para el subcampeón nacional no es motivo de aplausos. Es el momento de un gran golpe y pegárselo a la Liga parece propicio.

[email protected]