Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Viernes 13 Septiembre, 2013

Centenares de detractores y oponentes del técnico colombiano Jorge Luis Pinto, que hicieron todo lo humanamente posible desde diferentes trincheras para guillotinarlo, se treparon sin ruborizarse a la carroza de la victoria y ahora manifiestan que “es el técnico ideal para jugar el Mundial porque es resultadista”.
Las vueltas que da la vida.
Los que pidieron sin cesar en una campaña bien larga, que la dirigencia del fútbol nacional decapitara al entrenador de la Sele y nombrara a otro “más ofensivo”, hoy, con la clasificación asegurada, opinan que don Jorge es el estratega que necesita Costa Rica para hacer un buen papel en Brasil.
Sonrío al escuchar de estas cosas y me remonto a los previos de la cuadrangular y a los previos siguientes de la hexagonal, cuando en esta Nota apoyábamos el trabajo del técnico precisamente por ser un experto en sacar resultados.
“En la hexagonal no hay que jugar bonito; en la hexagonal hay que amarrar marcadores; sumar puntaje; arañar unidades de visita y vencer en casa y tenemos al entrenador ideal para lograrlo”, publicamos varias veces en este espacio.
Como el papel aguanta lo que le pongan, pueden repasar aquellos comentarios escritos antes de que arrancara la ruta a Brasil.
Personalmente quedé maravillado con aquel 0-0 que sacó Costa Rica en Honduras con Pinto como entrenador y que nos permitió entrar a la hexagonal en camino a Alemania. Si los catrachos vencían la Tricolor quedaba eliminada. Para este columnista fue uno de los partidos más tensos en muchísimos años y el estratega colombiano lo amarró y lo sacó a flote. Luego lo empujaron por la ventana de un avión que venía de Trinidad y Tobago, pero esos son otros cien pesos.
Analicé a lo interno, que si los futbolistas del Alajuelense campeones con Pinto, decían que era un excelente entrenador, que si la mitad de Colombia lo apoyaba y sobre todo, si tuvo la capacidad como estratega para amarrar tácticamente a Honduras en un juego clave, era por consecuencia lógica el director técnico ideal para buscar resultados en la cuadrangular y hexagonal hacia Brasil.
Por eso lo apoyamos de cabo a rabo y cuando arreció la tormenta de fanáticos y periodistas deportivos que exigían su cabeza porque la Selección no jugaba como el Barcelona, metimos las manos al fuego en apoyo de un hombre de fútbol con quien nunca he conversado más de tres minutos en mi carrera profesional.

[email protected]