Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Lunes 29 Julio, 2013

Vieron el golazo que metió el sábado Álvaro Saborío; el tercero al Red Bull.
La elegancia con que elude a un defensa y sobre todo la forma en que remata al ángulo superior de mano izquierda del portero rival. Un golazo, en un espacio mil veces más complicado que el que perdió frente a Honduras.
Y esto es fútbol; este es el juego del fútbol.
Como en todos los deportes un día salen las cosas y otro día no sale nada y desde luego que se juntan las rachas positivas y negativas.
Lo vemos en el béisbol, cómo un bateador cae de pronto en una depresión y no se pega una piñata con raqueta de tenis y enseguida mete 37 imparables en juegos consecutivos.
A como se ha manejado el entorno en el fútbol costarricense después de ser eliminado de Copa Oro y la polémica que suscitó esa eliminación, con el posterior cambio de opiniones entre Jorge Luis Pinto y Víctor “Mambo” Núñez, por cierto, muy respetuosas y elegantes las manifestaciones del goleador, todo estaba proyectado en la mente de los fanáticos, para que en el siguiente juego ante los Estados Unidos, fuera sentado Saborío y el ataque criollo lo comandara el “Mambo”.
Desde luego que el técnico de la Selección Nacional jamás iría a ceder a estas presiones, pero tampoco las cosas cambian por el triplete de Saborío en la MLS.
Como lo escribimos a cada rato, son cosas circunstanciales de un juego, de varios juegos o de cómo se planifica un determinado trabajo.
Con esos tres goles de la noche del sábado, Saborío no le calla la boca a nadie; ha sucedido infinidad de ocasiones en todas partes del mundo y en todos los deportes que se practican en el planeta, que un atleta luce desconocido en un evento y extraordinario en otro, por lo que es justo en lugar de crucificarlo, mirar su trayectoria y analizar el porqué está parado, donde está parado.
Si Álvaro Saborío es un jugador franquicia en la MLS, como lo fueron Claudio “Piojo” López, David Beckham y otros astros del fútbol mundial, no fue precisamente por vender aguacates en el mercado.
Entonces, no van a ser estos tres goles los que pueden darle de nuevo la titularidad a Saborío en el seleccionado, ni tampoco será titular Víctor Núñez por lo que exigen las redes sociales.
Jorge Luis Pinto va a planificar el partido con los Estados Unidos y va a decidir quien juega, de acuerdo a lo que él busca en el juego, no a lo que queremos los demás.

[email protected]