Logo La República

Viernes, 14 de diciembre de 2018



NOTA DE TANO


Nota de Tano

Gaetano Pandolfo [email protected] | Viernes 26 abril, 2013


El trabajo táctico de Schweinsteiger sobre Messi fue impecable; el talentoso mediocampista de la selección alemana fue una sombra de La Pulga sin jugarle en la nariz. El número 31 del Bayern estuvo siempre en el sitio justo y a distancia exacta para cortar la generación de fútbol de un Balón de Oro limitado físicamente, extraviado en la cancha y aburrido.
Cuesta explicar el comportamiento de algunos profesionales del fútbol, que se están jugando el torneo de clubes más relevante del mundo, con una pereza de convento franciscano.
Como lo escribió el colega Alex Santos de EFE: “a poco de cantar el ‘alirón’ en la Liga, el Barcelona ha caído de sopetón en una depresión que permitió que el Bayern los haya anulado con una capacidad futbolística que borró de tajo a aquel Barca admirado, respetado y difícilmente copiado”.
Y agrega Santos: “la épica para darle vuelta al resultado no aparece por ahora en el discurso azulgrana, temeroso más bien de que el Bayern se tome el envite del Camp Nou como el segundo acto de una tragedia en la que aparece envuelto el conjunto catalán”.
La goleada en Múnich no solo incide negativamente en la moral de la entidad, sino que podría desatar la caja de truenos si el Barcelona no arregla su imagen en el partido de vuelta. En caso contrario, el club podría vivir un reajuste importante cuya dimensión es impredecible, ya que estaría sujeta al montaje económico del que disponga la directiva para fichar nuevos jugadores.
Ya Víctor Valdés anunció que se va del equipo; en este partido en Alemania hicieron muchísima falta jugadores del fuelle y pasión de Puyol y Mascherano, un par de veteranos en ruta de salida; recordemos como Ribery, Robben y Gómez hicieron fiesta ante el binomio Piqué y Bartra y ni que decir como dejaron regados a Alvez y Alba.
Ganar la Liga, puede o debe ser un aliciente moral para afrontar la vuelta ante los germanos con diferente actitud; apartando la tragedia de Múnich, el Barcelona puede coronarse campeón de España si este fin de semana derrota al Bilbao en San Mamés y a su vez, el Real Madrid cae en el derby frente al Atlético.
Repasando la cadena de derrotas de volumen escalofriante de los colchoneros ante los dos grandes, esta combinación de resultados es difícil que se produzca, a menos que el club de Mourinho, descuartizado también en Borussia, se presente ante la escuadra del Cholo Simeone cargando el duelo de la descomunal paliza.

[email protected]