Logo La República

Sábado, 15 de diciembre de 2018



NOTA DE TANO


Nota de Tano

Gaetano Pandolfo [email protected] | Martes 02 abril, 2013


Cuando Ronald Mora todavía era director técnico del Puntarenas, me atreví a escribir una Nota analizando las virtudes futbolísticas que reúne este equipo.
Lamentablemente, después el Puerto se enrachó en una seguidilla de malos resultados que terminaron con la caída del entrenador y el Macho Mora se marchó del Pacífico.
Pero, el grueso de la nómina se mantuvo ahí.
Victorino Quesada primero y Ronald Chávez hoy, trabajan con una mano de obra que este columnista considera de muy buena calidad, de manera que cuesta entender por qué este equipo no sale de la parte baja de la clasificación.
El pasado domingo, en ese crucial partido que los Tiburones jugaron frente a San Carlos, tuve de nuevo la oportunidad de mirar y concentrarme en el desarrollo del juego y pude ratificar la calidad de la nómina porteña, una mezcla exacta de veteranía con colmillo en zona de retaguardia y técnica con picardía en zona de vanguardia.
Yo les cuento que formar una línea de cuatro con Rafael Núñez, Darío Delgado, Roberto Wong y Roberto Segura, con las horas fútbol que suman estos cuatro señores es un verdadero privilegio. En esta línea no hay temores ni imprecisiones. Es un cuarteto de jugadores a quienes, a estas alturas de sus largas carreras, no hay rival que los intimide o los haga echar pasos atrás. Sobran las horas vuelo en estos pilotos del área.
Y de portero, otro “viejo” conocido que no tiene nada que probarle a nadie; don Carlos Díaz, de trayectoria brillante en el fútbol nacional. Sobre la experiencia de estos cinco hombres en defensa, se monta la estructura de una formación que debería ocupar una posición más avanzada en la tabla.
Puede ser que los usuales volantes de marca sean el punto más débil de los naranjas: Jason Peña, Bryan Sánchez e incluso Ricardo García, hoy en una función táctica bien novedosa e interesante, no guardan la jerarquía de la zona de retaguardia, ni la pimienta de los “enanos” que mueven la vanguardia, pero tampoco desentonan.
El espectáculo, el vértigo, el desafío al rival; el irrespeto a la historia y tradición del contrario, se gesta en ese fútbol picaresco de Diego Brenes, Yashin Bosques, Daniel Quirós, Johan Venegas, todos “negritos, chiquiticos, igualitos”, pero con una calidad técnica impresionante.
A mí me encanta este Puntarenas y sinceramente no me explico cómo está en el penúltimo lugar.

[email protected]