Logo La República

Viernes, 18 de septiembre de 2020



NOTA DE TANO


Nota de Tano

Gaetano Pandolfo [email protected] | Jueves 13 diciembre, 2012


Me agrada dar a menudo unas buenas caminadas; lo hago por salud, para bajar panza (a la rodilla) y darle un poco de oxígeno al corazón.
Tano, “atleta”, será lo único deportivo de esta Nota; lo demás es una opinión de ciudadano.
Una de mis rutas favoritas es salir de LA REPUBLICA y caminar hasta la casa de mi hermana Carmen, en la Nunciatura, en Rohrmoser. Subo al sur hasta la avenida central, esquina de la antigua Monumental y doblo al oeste, caminando todo el Paseo Colón hasta el monumento a don León Cortés. Doblo al norte hasta la Datsun y luego de nuevo al oeste hasta la meta.
El martes pasado hice el recorrido y fui testigo de como se levantaban a todo vapor en el Paseo Colón, las tarimas para el Desfile de la Luz. Camiones, vagonetas, obreros, supervisores, trabajaban a todo gas en la construcción de varias tarimas donde los políticos, vips y desde luego un ilimitado número de bombetas, se sentarán a presenciar el magno espectáculo.
Al resto de la masa le toca sentarse en el suelo y en sillas desechables, huevo duro, gallos de salchichón, celulares y birras en mano desde las nueve de la mañana, hasta llenar el último hueco del recorrido.
Terminado el Desfile de la Luz, que es un espectáculo de primer nivel, los miles de costarricenses que lo miran directamente o por la TV, no le van a agradecer a la Municipalidad capitalina, ni a los patrocinadores de las diferentes carrozas la belleza del evento.
Terminado el desfile solo habrá un rey: Johnny Araya.
Entonces, como ciudadano costarricense, no me parece justo ni equitativo que en plena contienda electoral, un precandidato tenga tan monumental ventaja.
Y que conste en actas.
Johnny Araya NO se aprovecha de su puesto para hacer campaña, porque lo que planifica, ordena, celebra con tanto éxito, lo hacía también antes de ser candidato a la convención de su partido, pero no cabe la mínima duda de que su posición lo favorece y deja en total impotencia y desventaja a sus contrincantes políticos.
¿Quién puede ordenar semejante movimiento de infraestructura, personal, cerrar calles y avenidas, levantar andamios, solo por ser el alcalde de la capital?
¿Terminado el Desfile de la Luz, podrá el público meta de ese evento, claramente focalizado detrás de los cordones de la seguridad, pensar en otro hombre o NOMBRE que no sea el de Johnny Araya?
Si esto no es ventaja, por favor y me dicen cómo se llama.

[email protected]

NOTAS ANTERIORES








© 2020 Republica Media Group todos los derechos reservados.