Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Lunes 28 Enero, 2008

NOTA DE TANO


La exquisitez de la misiva que el presidente de la República, Oscar Arias, le envió el pasado martes al presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), el francés Jacques Rogge, contrasta con lo “sucillo” del tema.
Preocupado como cualquier costarricense por la situación dramática que pesa sobre el Comité Olímpico Nacional (CON), cuestionado su presidente Jorge Nery Carvajal desde muy diferentes flancos, que incluso tienen que ver con estrados judiciales, don Oscar le hace ver al jerarca del olimpismo mundial que “la situación que vive el país en torno al CON es crítica”.
Y le agrega: “soy respetuoso de la Carta Olímpica que rige al Comité Olímpico Internacional, y es por eso que me dirijo a usted no con una petición ni con una sugerencia, sino con el único interés de manifestarle mi preocupación”.
Antes, en su misiva, don Oscar le reseña al líder galo parte de las situaciones conflictivas que se dan en las relaciones del deporte costarricense con el jerarca del CON.
“Como quizá es de su conocimiento, el Gobierno de la República ha roto relaciones con el Comité Olímpico de Costa Rica, a causa de diferencias que han sido difíciles de congeniar. A lo interno del CON, los desacuerdos han sido también profundos y han traído como consecuencia la renuncia del Tesorero y del Fiscal del Comité, cuyos sustitutos no han podido ser nombrados debido a la ausencia de reuniones del Comité Ejecutivo, que no sesiona desde hace aproximadamente once meses. Esta Presidencia ha recibido copias de cartas de 21 presidentes de federaciones afiliadas al Comité Olímpico de Costa Rica, solicitando un cambio en las circunstancias. Recientemente, el Consejo de Gobierno adoptó la resolución de solicitar a la Fiscalía la investigación de la renuncia del representante del Comité Olímpico ante el Consejo de Deportes, por supuestas anomalías en la legitimidad y autenticidad del documento de renuncia”, le dice el Primer Mandatario.
Al inicio de su carta, el Presidente de Costa Rica le manifiesta a su homólogo del COI lo siguiente.
“Le escribo desde un país de paz y democracia, en donde las victorias se obtienen en el campo de juego y no en el campo de batalla. Hemos sido siempre una nación de idealistas y los Juegos Olímpicos significan para nuestro pueblo una oportunidad para soñar. Es por eso que, al acercarse la fecha de las próximas Olimpiadas de Verano en Beijing, tanto los atletas nacionales como el resto del país guardamos con fervor la esperanza de escuchar el himno de Costa Rica resonar en un podio, a miles de kilómetros de distancia de nuestro hogar.
Sin embargo, esta esperanza se ve hoy teñida por un dejo de incertidumbre, producto de la inestable situación que desde hace algunos meses se presenta en el medio deportivo costarricense”, agrega Arias, cuyo trascendental mensaje seguiremos comentando mañana.

[email protected]