Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Sábado 24 Diciembre, 2016

La idea de que Saprissa campeonizó por los árbitros no se borrará

Los aficionados del fútbol que no son seguidores del Saprissa, todavía le sacan en cara al Monstruo los favores que recibieron el siglo pasado de los árbitros ingleses Crawford y McKenna para ganar los campeonatos.

Entonces, lo sucedido en el Invierno, en que gruesos yerros arbitrales ayudaron a la campeonización del equipo de Tibás, será tema fresco y de nunca acabar.

Hace un par de días el señor Eduardo Oviedo Valerio, se tomó la molestia de hacer un estudio detallado y aritmético, en el que demuestra, números en mano que si al Saprissa no le ayudan los jueces con los errores puntuales que ya todos conocemos, jamás hubiera ganado el título.

Don Eduardo apunta caso por caso, fecha tras fecha y error tras error, pero para no repetir todas las acciones, él dice por ejemplo que si el árbitro pita el fuera de juego de David Guzmán cuando le hizo el pase a Heiner Mora y este empató el clásico uno a uno, Saprissa sale sin puntos.

Igual si Walter Quesada señala los dos famosos penales de Roy Miller y Francisco Calvo, Herediano le empata al Saprissa 2-2 y no pierde 2-0 y así enumera siete fallos de los árbitros que le dieron puntaje al Monstruo. Sin esos puntos Saprissa no campeoniza, dice el señor Oviedo.

Respetamos la opinión de este aficionado, pero el periodista deportivo no puede meterse en estos dimes y diretes que serán de nunca acabar.

Le podríamos responder a don Eduardo que su proyección se derrumba con solo el hecho de que él da por seguro que Herediano le va a meter al Saprissa los dos penales que debió pitar Quesada. ¿Y si los botan?

Pero en todo caso ese no es el punto.

El tema va por fútbol y no por arbitraje; va por el desenvolvimiento del Saprissa en 44 partidos y no en tres o cinco; va por el decisivo hecho de que el Team no tuvo la capacidad en el juego de cierre de la cuadrangular de meterle un gol al Monstruo, jugando más de 80 minutos once contra once.

Hablar, polemizar y discutir de este asunto es de nunca acabar; miles de miles de aficionados que no son del Saprissa, jamás van a aceptar la manera en que ganaron el título. Ellos dirán por los siglos de los siglos que fue por la ayuda de los árbitros y como somos los ticos, en el siglo XXI recordaremos los errores de Montero y Quesada que ayudaron al Saprissa, como hoy todavía lo hacemos con McKenna y Crawford. Amén.