Logo La República

Domingo, 18 de agosto de 2019



NOTA DE TANO


NOTA TANO

Gaetano Pandolfo [email protected] | Martes 16 junio, 2009




Siempre que Italia, el actual campeón del mundo por si no lo recuerdan, compite en un evento de relieve mundial, “la prensa especializada”, lo desestima.
Toca entonces a quienes llevamos sangre italiana en las venas, salir al paso, exigiendo respeto para el tetracampeón del planeta y equidad en la información.
Por lo que se leyó en la prensa tanto local como internacional, los favoritos y el par de vedetes de la Copa Confederaciones son Brasil y España; a Italia, varios medios ni la mencionaron.
Sabemos que Brasil es el mimado del planeta y que España juega hoy el mejor fútbol del universo, pero… ¿es más meritorio ser campeón de Europa, que ser campeón del mundo?
Los seguidores de Italia estamos de acuerdo con que a millones de aficionados no les agrada la forma de jugar de su seleccionado; en esta Nota hemos criticado el fútbol calculador y en ocasiones mezquino de los azules, pero también resaltamos una cultura de juego, un estilo, una escuela de juego que a Italia le ha dado excelentes resultados. Sus títulos lo gritan mejor que mil palabras.
Entonces, una prensa deportiva seria, analítica y no emocional, no debería permitirse el lujo de rendirse ante la belleza actual del fútbol español y enterrar de tajo la historia del fútbol italiano. El Mundial de Alemania no fue hace un siglo; se celebró hace tres años y a esa justa asistieron Brasil y España con similares nóminas a las que tienen hoy.
¿Dónde estaban en la final?
¿Cuál selección alzó la Copa?
Italia fue campeona del mundo en 1982; repitió en 2006, época moderna, fútbol actual; cuenta con futbolistas prodigiosos que los analistas arrinconan, para dar paso al futbolista modelo, al futbolista light.
Por eso Andrea Pirlo, que se parece más al Chavo del Ocho que a Kaká, nunca ocupa titulares, ni es candidato a Balón de Oro, a pesar de que reparte calidad y talento desde hace muchos años en el seleccionado italiano.
El tercer gol de Italia contra Estados Unidos fue una obra de arte engendrada en las botas de Pirlo.
¡Claro, no es Messi!
Ayer, por ejemplo, el segundo tiempo jugado a la perfección por Italia, lógicamente aprovechando que el rival tenía un hombre menos, fue limitado por la narración a que el juez no pitó un supuesto penal de Legrottaglie a Donovan. Faltas en el área estadounidense a Chiellini y a Luca Toni ni se comentaron.
El cronista de EFE, afirma que Estados Unidos sonrojaba al equipo de Marcelo Lippi, con un hombre menos, hasta que entraron Rossi y Montolivo.
¿Será cierta esta afirmación?
Y agrega: “el campeón del mundo, obsesionado en ampararse en una generación en decadencia…
¿Cuál generación en decadencia?
¿Son decadentes acaso Bufón, Zambrotta, Cannavaro, Gatusso, Pirlo, Camoranessi?
Grosso acaba de sustituir a Maldini; Chiellini a Nesta; Legrottaglie, Rossi y Montolivo son caras nuevas lo mismo que el 80% de la reserva.
De Rossi, Gilardino, Iaquinta, Luca Toni son de una generación intermedia.
Concluyo: ¿qué más debe ganar Italia en fútbol, para que la valoren?

[email protected]