Logo La República

Domingo, 18 de agosto de 2019



NOTA DE TANO


NOTA TANO

Gaetano Pandolfo [email protected] | Jueves 04 junio, 2009




Un aplauso para Alvaro Saborío.
Jugando al fútbol se lució con un golazo; un zurdazo medido y colocado que dejó estático al ayer flojo portero Timothy Howard, y enseguida, dentro de la euforia de la anotación, el artillero se puso a aplaudir a los aficionados que mayoritariamente lo habían crucificado en partidos anteriores, sin el mínimo sentimiento de revancha. No tuvo don Alvaro el menor signo de resentimiento; todo lo suyo fue comunión y por eso, cuando fue sustituido, el Ricardo Saprissa fue un solo aplauso para el gladiador.
Gesto enorme de este muchacho, rechazado por la prensa deportiva y me incluyo de primero en la lista; señalado por los fanáticos, pero con la confianza del que interesa: el entrenador.
Golazo de Saborío cuando no se había puesto el mantel para desayunar y al rato, una acción entre Bryan Ruiz y Esteban Sirias que dio la razón a los analistas y que precisamente comentamos en nuestra Nota de ayer.
Si logramos tocar la pelota a ras del piso, estos gigantes del Norte se van a marear y esa obra de arte que fue dibujada por el par de zurdos y cerrada en la red por Celso Borges, comprobó el pronóstico.
Costa Rica se jugó un partidazo; uno de los mejores de los últimos tiempos; recordamos a la tricolor de Alexandre Guimaraes en ruta a Corea y Japón; no en camino a Alemania, porque eso fue otra cosa.
Fina, táctica, técnica, rápida, asociada, convincente; la tricolor jugó anoche balompié de primer mundo, ayudada desde luego por los goles tempraneros que siempre son catapulta a un juego tranquilo y exitoso, pero se debe reconocer que el partido se empezó a ganar en las prácticas y en los vestidores, con las indicaciones de Rodrigo Kenton que fueron tan palpables en el campo.
Basta señalar los bloqueos que Andy Herron por la derecha y Esteban Sirias por el otro sector, opusieron a los laterales Wynne y Beasley, este catastrófico y por ahí se empezó a cortar el fluido de un equipo que como la visita, es rápido y práctico.
Dos volantes mixtos, Celso y Centeno le permiten a Costa Rica no encerrarse y esta ha sido una característica positiva en la etapa de Kenton; porque se ubican cerca de los centrales Umaña y Fernández, los dos notables ayer y se forman murallas de contención pero sin arrinconarse.
Wallace ya no se asusta por nada; el Junior muestra el colmillo de Europa y lo notamos orientador de Sirias; hablándole, ubicándolo; Bryan Ruiz se jugó un partidazo; el golazo de Pablo Herrera; en fin, que todo salió, pero no por azar, sino por cualidades, por condiciones, por superioridad, lo que permitió borrar del mapa a la mejor selección de la zona, sin excusas ni rodeos como canta Julio Iglesias.
¡Ah! Y Keylor Navas…¿jugó?
Lo vimos hasta el minuto 89, por el penal.

[email protected]