Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Jueves 16 Abril, 2009

NOTA TANO


Hoy se inaugura el nuevo Yankee Stadium.
Toca el honor de que sean los Indios de Cleveland, mi equipo del alma, los rivales de los Bombarderos del Bronx en una serie de cuatro partidos que abren esta tarde en duelo sensacional desde la “gomita”, C.C. Sabathia frente a Cliff Lee.


Compañeros de equipo en la Tribu media temporada atrás, la historia les da una oportunidad única de convertirse, ahora como rivales, en los lanzadores abridores del primer juego en el nuevo coliseo.
Los Yanquis invirtieron $1.500 millones para levantar el monumento, localizado frente al antiguo parque, después de que la ciudad de Nueva York no estrenaba un estadio de béisbol desde hace 45 años.
El nuevo escenario de los Mulos de Manhattan es el campo más caro jamás construido en la historia de las Grandes Ligas; a la cifra invertida por la familia Steinbrenner no se le acerca ni por asomo lo gastado en otro inmueble similar, de manera que para hacer frente a la multimillonaria inversión, los dueños del equipo como un primer paso, decidieron cobrar los boletos de entrada bien caros, decisión tomada antes de que se produjera la crisis financiera que hizo tambalearse la economía local y de la que no se salva el deporte preferido de la familia estadounidense.
El precio de las entradas para los mejores asientos es de $2.625 y en otros sectores van de los $500 a los $800, lo que ha generado críticas de la mayoría de los sectores de la sociedad, que se preguntan quién puede pagar esas cantidades en tiempos de crisis.
Y, aunque los propios directivos de los Yankees han reconocido que algunos precios son excesivos y pretenden valorar nuevas tarifas, lo cierto es que para hoy no queda un asiento disponible de los 53 mil en venta.
El duelo de este par de zurdos fenomenales, Sabathia y Lee atraerá a la multitud al juego inaugural.
Sabathia ganó el Cy Young de la Liga Americana en la temporada trasanterior, cuando La Tribu quedó a solo un juego de ir a la Serie Mundial. El corpulento lanzador ganó 19 juegos y perdió siete, para promedio de carreras limpias permitidas (3.21).
La campaña pasada, Cleveland se desinfló y después del Juego de Estrellas, sin ninguna posibilidad de ir a la postemporada y para economizar una suma millonaria de dólares que C.C. pediría como agente libre, lo vendió a los Cerveceros de Milwaukee.
Sabathia ayudó a los Cerveceros a ir a los “playofs” y terminada la temporada, como agente libre, firmó un impresionante contrato con los Yanquis de casi $160 millones por seis años, que lo convirtió en el “pitcher” mejor pagado del béisbol profesional.
Mientras, Cliff Lee siguió con los Indios y el año pasado con un récord de 22 triunfos y solo dos reveses, ganó el Cy Young de la Liga Americana, con promedio de carreras limpias permitidas (2.54), lo que pone a este par de lanzadores, hasta hace pocos meses compañeros de club, cara a cara y frente a frente en un duelo sensacional.

[email protected]