Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Miércoles 6 Septiembre, 2017

Equilibrio, palabra táctica preferida del “Macho”

Terminada la Copa Oro con la derrota de la Selección Nacional ante Estados Unidos en las semifinales del torneo, al autor de esta Nota le hicieron en todas partes, hora y lugar estas preguntas.
¿Botaría usted a Óscar Ramírez, si Costa Rica pierde los juegos con Estados Unidos y México?
¿Si Costa Rica se clasifica al Mundial en Rusia, quitaría usted al “Macho” como técnico de la Selección Nacional?
En el entendido de que no tengo poder para dejar o quitar a don Óscar, eso les corresponde a otras personas, como aficionado al fútbol la respuesta fue negativa, y fue negativa porque escribimos en su momento muchas Notas en defensa del trabajo del estratega de la Tricolor.
Y eso de estratega debería escribirse con mayúscula, porque Óscar Ramírez en su profesión acierta mucho y se equivoca menos, pero nadie le puede negar que es un estudioso, detallista y meticuloso entrenador que gusta de meter el bisturí de la táctica hasta lo más profundo del rival de turno, para luego, con muchos elementos de juicio preparar el jaque mate en el ajedrez de la confrontación.
Y es que no es difícil defender a un técnico vencedor, que triunfa aferrado a sistemas tácticos prudentes, equilibrados (una de sus palabras favoritas), quizá conservadores, donde prima el orden defensivo por encima de la alegría desbordada e imprudente en zona de ataque.
Los equipos o las formaciones que Óscar Ramírez “instala” en el terreno de juego son muy equilibradas, aunque los fanáticos las analizan desde otras perspectivas. Los fanáticos creen que la Selección Nacional mínimo debe ser subcampeona del mundo en Rusia, después de la hazaña de Brasil 14, pero la realidad dicta otra situación y el director técnico de la Selección Nacional habita en esa realidad, bien lejana del pensamiento ciego del fanático.
Pedir la cabeza de Óscar Ramírez por lo actuado en Copa Oro y otras flojas presentaciones de la “Sele” por ahí, no tenía ningún sentido y escribimos en pasado “tenía”, porque luego del triunfo de Costa Rica en la noche mágica de Nueva Jersey, suponemos que las cabezas calientes que querían guillotinar al técnico habrán desaparecido de forma idéntica a la estrategia que utilizó nuestro entrenador para desaparecer en el Red Bull las huestes de Bruce Arena.
Escribo este comentario antes del juego frente a México y sin conocer su resultado, nuestro criterio sobre la labor del “Macho” no varía.
[email protected]