Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Viernes 4 Agosto, 2017

La sanción a Bengtson abre monumental interrogante

Fue a finales de mayo que se conoció la noticia. José Guillermo Ortiz, delantero costarricense del D.C. United, fue sancionado con un partido de suspensión por fingir una falta de penal, curiosamente ante su compatriota, Kendall Waston del Vancouver Whitecaps, en la MLS.
La información sorprendió el entorno del fútbol costarricense, por ser dos futbolistas ticos los actores de la acción y porque la sanción disciplinaria, no era común y menos corriente en el fútbol de la Concacaf.
El castigo a la acción de Ortiz, que atenta lógicamente con el juego limpio tan publicitado por la FIFA, alertó a la dirigencia del fútbol costarricense que decidió ponerse las pilas en este renglón y reglamentar acciones como estas, en el campeonato nacional que estaba próximo a iniciarse.
Dicho y hecho.
En la primera fecha del Apertura, el delantero hondureño del Saprissa, Jerry Bengtson, supuestamente repitió la acción de Ortiz y fingió una falta de penal que le sancionaron “injustamente” al portero de Carmelita, Luis Diego Sequeira.
Repasado el video de la jugada, el Comité Disciplinario de la Federación Costarricense de Fútbol le impuso al delantero morado dos fechas de suspensión. Desde luego que esta decisión marca un precedente para lo que resta del torneo, con un respaldo prácticamente unánime de los actores de la competencia: dirigentes, técnicos, prensa, aficionados, etc., etc.
Lógicamente que por ahora, el único club que no respaldó la decisión fue el Saprissa, primer “perjudicado” de la novedad disciplinaria. Incluso Bengtson, reclama que si se repasa con calma el video, se apreciará la falta.
Ahora, aunque la decisión del Comité Disciplinario es respaldada por unanimidad, nace la monumental interrogante de si este órgano de la Federación Costarricense de Fútbol, cuenta con los recursos técnicos y humanos para cumplir con semejante misión en todos los partidos del campeonato.
De no ser así, reinará el caos.
Estamos hablando de que se necesitan cámaras de video en todos los estadios y grabar absolutamente todos los partidos, aparte de que los cuerpos arbitrales tendrán que sumar mucha sabiduría, concentración, ubicación, a la hora de denunciar en sus informes situaciones de juego como estas.
Esto no es jugando; bien por la sanción a Bengtson, pero mucho cuidado con lo que sigue porque el Apertura se le puede escapar de las manos al Disciplinario.
[email protected]