Logo La República

Sábado, 15 de diciembre de 2018



NOTA DE TANO


Nota de Tano

Gaetano Pandolfo [email protected] | Miércoles 14 junio, 2017


La expulsión de Pipo condicionó al cuerpo técnico

Quedamos notificados de que el cuerpo técnico de la Selección Nacional, no tenía contemplado un plan B en caso de que fuera expulsado alguno de sus jugadores. Cuando salió del juego Giancarlo González, ante Panamá, el Machito Ramírez se nubló, se bloqueó, dudó y titubeó y lo reconoce cuando se le pidieron explicaciones de por qué duró tanto tiempo en meter al terreno de juego a Marco Ureña.

Incluso, don Óscar no dudó en señalar la expulsión de Pipo, como el factor principal que impidió un final de partido más feliz para los ticos.

“Quedarnos con diez condicionó la estrategia”, expresó al terminar el juego. No sabemos qué sucedió anoche; ojalá hayamos ganado el partido ante los trinitenses, pero reflexionando sobre lo sucedido tácticamente después de que expulsaron al defensor central costarricense, en frío se puede pensar que el Macho pudo remediar el tema táctico de un solo tajo metiendo al juego a Francisco Calvo o a Michael Umaña para no descomponer la zona de retaguardia y sacar a Randall Azofeifa que no estaba bien físicamente y se notaba.

Mantiene a los tres centrales, a Gamboa y Oviedo en los carriles, a Celso como volante central acuerpado por Bryan Ruiz y Venegas y Joel Campbell adelante.

Decimos esto porque se habló mucho después del 0-0, de que la Selección Nacional temió que sin el Pipo, se abrieran las compuertas de la retaguardia y Panamá, que estaba atrincherado en procura del empate nos atacara y liquidara con un gol. Desde luego que Johnny Acosta y Kendall Waston duplicaron esfuerzos y no hicieron notar la ausencia de Giancarlo, pero al pasar a línea de cuatro, se perdió el empuje ofensivo de los carrileros, que debieron tirarse atrás para evitar sorpresas.

Si el Macho mete a Umaña o Calvo, deja atrás todo igual, planta un 5-3- 1 y al rato mete a Ureña por Venegas más minutos, para que los aficionados disfrutáramos de más tiempo con esa “Sele” emotiva, que tuvo en el cierre del partido ante Panamá sus mejores momentos en ataque, precisamente cuando se juntaron Ureña y Joel, lastimosamente por escasos cinco minutos.

Confiamos en que ayer ante Trinidad y Tobago, estas dudas se hayan resuelto para que un hecho sorpresivo pero que se da en cualquier momento, como la expulsión de un jugador, no complique en demasía las cosas.

[email protected]