Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Martes 6 Junio, 2017

Keylor Navas reedita su nombre en la historia de la Champions

¡Real Madrid bicampeón de Europa!

Keylor Navas bicampeón de Europa, campeón de Liga, Spiderman del vestuario merengue.

El Halcón desplegó sus alas y voló en el minuto 6 para desviar una raya mortífera de Miralem Pjanic que de entrar —y lo dijo Mario Kempes en ESPN—, quizá otro gallo hubiera cantado en Cardiff.
A los italianos apenas les alcanzó la gasolina para empatar el partido; el Real Madrid rompió el equilibrio que tuvo el arranque del juego gracias a la inteligencia de Carvajal y la puntería de Cristiano, pero enseguida el golazo de Mario Mandzukic le puso tablas al ajedrez. Y terminó el primer tiempo y fue en los respectivos vestuarios donde se gestó el triunfo merengue y el descalabro juventino.
Y fue aquí donde se desvió la cosa.
Si hacemos una similitud de circunstancias entre lo sucedido al Saprissa con Herediano, igual a la Vieja Señora con la Casa Blanca.
¡Nómina, hombres, talento, reserva, nombres!
A Zinedine Zidane le fue suficiente con hacer un par de ajustes (como dicen en el béisbol) en su espectacular medio campo, para triturar una de las mejores defensas del fútbol en el mundo.
Abrió a Isco a la izquierda a presionar a Dani Alves y a ese “crack” del fútbol de nombre Luka Modric lo soltó por la franja derecha y el Real Madrid hizo loco, dibujó estragos, metió goles y desnudó a la Vieja Señora.
Massimiliano Allegri no tenía mano de obra suficiente, igual que el Saprissa ante Herediano, para responder a ese tsunami de gran fútbol.
La final puso en evidencia la calidad de un equipo sobre el otro; muy superior el Real Madrid incluso a la hora de comparar a jugadores de bajo perfil. Por ejemplo, notar lo que Karim Benzema le aporta a la estructura del equipo, cómo abre espacios, ayuda en defensa, rompe moldes, mientras que el sobrevalorado Gonzalo Higuaín fue uno menos en la cancha, salvo el pase para el gol de Mandzukic.
Toni Kroos se tragó a Khedira y Casemiro no solo desapareció al frágil Dybala, jugador de mantequilla, sino que anotó el gol que rompió el equilibrio en escena.
En síntesis, cuando un equipo aniquila, aplasta y humilla a su rival, como lo hizo Real Madrid con Juventus, los análisis tácticos mejor tirarlos a la basura.
[email protected]