Logo La República

Martes, 20 de noviembre de 2018



NOTA DE TANO


Nota de Tano

Gaetano Pandolfo [email protected] | Viernes 26 mayo, 2017


En el Deportivo Saprissa escondieron sus errores

Tengo la impresión, dado que es imposible escuchar, ver y leer las manifestaciones de dirigentes, técnicos y futbolistas en los 184 programas deportivos radiales, 31 programas de televisión con lenguaje pachuco incluido y 27 páginas digitales, de no haber oído a nadie de la dirigencia del Deportivo Saprissa, ni de su cuerpo técnico, cantar un “mea culpa” por lo sucedido.
¿Qué sucedió?
Que perdieron el título.
Se refugiaron en la fuga masiva de jugadores y en las lesiones de otras piezas relevantes, pero no escuchamos decir ni a Juan Carlos Rojas, Paulo César Wanchope y Carlos Watson que fallaron estrepitosamente en los nuevos fichajes y en varias oportunidades a la hora de alinear al equipo.
A Heiner Mora, don Carlos lo quemó.
Lo transformó de ser el mejor defensa derecho del Verano, tanto que Óscar Ramírez lo llevó a la Selección Nacional a convertirse en un defensa común y silvestre, ubicado en perfiles izquierdos, siendo Mora derecho, tanto en el centro de la zaga como en la franja de Joseph Mora.
Todos vimos lastimosamente, como Heiner se convirtió en un colador en los dos juegos finales del campeonato. Firmar a Dave Myrie fue un error, pero la insistencia del cuerpo técnico en alinearlo de titular se transformó en suicidio.
Y a pesar del buen campeonato de Jordan Smith, la verdad fue que su presencia como defensa derecho, aniquiló a Heiner. Este dilema no fue resuelto por el cuerpo técnico. Tampoco Watson se animó a darle titularidad al novato Chévez quien jugó muy bien uno o dos partidos en el torneo.
Se les restó protagonismo a figuras como Jeikel Medina y Cristian Martínez, primero archivado y después ascendido y no se atrevió el estratega a “castigar” con banca a Ulises Segura quien se desplomó en la recta final del torneo.
Estamos claros que si algo afectó al Saprissa fue la lesión de Mariano Torres; su ausencia fue determinante. Sin embargo, no hubo audacia para suplirlo, como hizo Hernán Medford en el Team cuando le entregó la titularidad a José Leitón. Watson no lo hizo, por ejemplo con Keven Alemán.
El “saltimbanqui” con Fabrizio Ronchetti, que jugaba un día y al otro no, no fue asimilado; Anllel Porras solo fue decisivo en un juego y también cargar de culpa y responsabilidad en este naufragio del Monstruo a sus fanáticos, que echaron del equipo a Álvaro Saborío de la forma más irrespetuosa posible.
[email protected]