Logo La República

Miércoles, 14 de noviembre de 2018



NOTA DE TANO


Nota de Tano

Gaetano Pandolfo [email protected] | Jueves 04 mayo, 2017


El Atlético de Madrid ya no muerde

Al Atlético de Madrid se le cayeron los dientes; juega con prótesis y no muerde.
Queda poco de aquel equipo aguerrido y chupasangre que presentaba Diego Simeone en la liga española y en la Champions, terror de los rivales por su incomodidad.
El Real Madrid le pasó por encima, lo goleó 3-0 y pudo meterle tres o cuatro goles más, dada su manifiesta superioridad del primero al último minuto.
Hubo una acción en el arranque del juego cuando Carvajal, defensor madrileño metido hasta la cocina en el área colchonera, le hace la “jugada del tonto”, nada más y nada menos que a Diego Godín, en su peor versión de muchos años, jugada que no terminó en gol pero que fue un aviso del huracán que se venía.
Rápido Cristiano Ronaldo abrió la gotera y minutos después vimos la monumental jugada de Keylor Navas para quitarle con su mano, el gol del empate a Gameiro. Fue un achique soberbio de nuestro compatriota, por la forma exacta en que midió el tiempo de salida y cómo le arrebata el balón al colchonero sin derribarlo, sin cometer penal, de una forma nítida y limpia. Keylor evitó el 1-1 y ya todos sabemos lo que significa anotar de visita en estas instancias.
El Real Madrid se jugó un partidazo y separando la efectividad de Cristiano, prueba certificada, destacar en este juego el fútbol de sus dos mediocampistas que juegan por las franjas, Modric e Isco, inteligentes, veloces, creativos y espectaculares. Ese Isco con pinta de “mejenguero” tiene mucho fútbol.
Zidane paró muy bien al equipo con un 4-4-2 bien plantado; Navas solo tuvo que emplearse a fondo en esa acción ya detallada y el Atlético de Madrid decepcionante, en declive, en horas bajas, proyectando incluso a la distancia que se acerca el final del brillante ciclo del “Cholo” como técnico del equipo.
Su mejor hombre actual, Saúl Ñíguez desapareció del campo; Gabi y Koke no son ni la sombra de los mediocampistas de hace un par de temporadas; el carrilero Filipe Luis fue arrasado por Carvajal, solo Carrasco y Griezmann cuando tuvieron el balón, propusieron algo.
La Casa Banca prácticamente está instalada en Cardiff para la gran final de la Champions; Juventus o Mónaco estarán en la otra acera.
Por cierto, ayer la Vieja Señora empezó su juego en el Principado con cinco italianos: Buffón, Bonucci, Barzagli, Chielini y Marchisio. Real Madrid enfrentó al Atlético con solo cuatro españoles: Carvajal, Varane, Ramos e Isco.
[email protected]