Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Martes 7 Febrero, 2017

Triunfando en partidos así es como se campeoniza

Cuando defendimos a capa y espada la conquista del título por parte del Deportivo Saprissa en el Invierno anterior, fue por ganar juegos como este del último clásico.
El Monstruo venció en muchos de sus 22 juegos de la temporada regular más los de la cuadrangular, en juegos como este del pasado domingo, cuando las circunstancias se le pusieron adversas pero al final de la contienda le sonrió la victoria.
Creímos y sentimos injustos tantos comentarios negativos que quisieron encauzar la corona de los morados a la ayuda arbitral, olvidándose los detractores de varios juegos que los discípulos de Carlos Watson sacaron y ganaron a puro fútbol y sin la ayuda externa de nadie.
Así como el clásico, ganado por el Saprissa con un jugador menos en la cancha más de 45 minutos, triunfos que cuando se repiten en circunstancias similares hacen valer el título de campeón.
En este partido, Carlos Watson le dio una lección táctica a Benito Floro espectacular. Fue impresionante como el “Maestro” morado ordenó, reordenó, paró, compuso y recompuso una zona de cuatro defensas en las que no estaba absolutamente ninguno de sus cuatro estelares de la temporada anterior: Arauz, Machado, Miller y Calvo.
Solo repasar como Heiner Mora jugó tres puestos defensivos distintos en un mismo partido y en todos con calificación notable, retrata lo que es un equipo trabajado en las prácticas, ordenado, disciplinado tácticamente al punto de que después de la expulsión de Daniel Colindres en el minuto 43, nunca, pero nunca en el resto del clásico, se notó que Saprissa estuviera jugando con un hombre menos.
Carlos Watson ordenó doble línea de cuatro, dejó a Ronchetti en punta y eso le bastó para frenar y liquidar a un Alajuelense gris, insípido, sin fantasía, previsible, que tiene un director técnico seco, impávido, opaco, que no les transmite emocionalmente a sus jugadores absolutamente nada.
Tiene más sangre una ameba que don Benito.
¿Que es educado, elegante, sobrio, europeo y que tiene su estilo? De acuerdo. Pero su Liga necesita un revulsivo y sentado en la banca sin mover uno solo de sus músculos es difícil transmitir energía y pasión.
Cerramos aplaudiendo el arbitraje de Hugo Cruz, muy buen trabajo, acorde con el que ofreció el Saprissa en el terreno de juego, no así su limitado rival.
[email protected]