Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Sábado 4 Febrero, 2017

El clásico define poco; es más de honor

Desde luego que el par de triunfos del Alajuelense ante Cartaginés y Belén, le pusieron un poco de picante al clásico de este domingo.
El empate de Saprissa con Santos le agregó condimento.


A estas alturas del Verano, el resultado del clásico define poco en las altas esferas; todavía es temprano para proyectar equipos a la cuadrangular final pero es un hecho cierto que la clasificación en la parte superior ha sido invadida por clubes no tradicionales.
Entonces, los dos equipos de mayor arraigo de nuestro fútbol no pueden irse quedando rezagados porque en una que va y otra que viene se les va la cuadrangular. Si no que se los cuente el Cartaginés del Invierno.
El Monstruo está incrustado en un pelotón de cuatro equipos, empatados con 11 puntos: Limón, Cartaginés y San Carlos son su compañía. Alajuelense navega más abajo con siete unidades, de manera que sus obligaciones de escalar peldaños son más notorias. Claro que los números al moverse acordes con los resultados de la fecha ocho, pueden traer consecuencias interesantes, como ver a la Liga en el último lugar de la clasificación si pierde el clásico y Carmelita y Limón ganan sus respectivos duelos, los carmelos de visita en Liberia y los belemitas en casa frente a la Universidad.
Un Alajuelense en el último lugar de la clasificación terminada la fecha ocho no deja de ser noticia, de ahí que Benito Floro y sus discípulos, los cachorros, los medios y los viejos, se juegan el honor en el estadio Ricardo Saprissa, escenario propicio para dar un golpe de efecto, de autoridad, de empoderamiento con tres victorias al hilo que marquen el arranque definitivo hacia la cúspide.
En la acera anfitriona, el campeón nacional vive etapa de altibajos e igual gana, empata y pierde. Así lo dicta la clasificación con tres triunfos, dos empates y dos derrotas. A Carlos Watson se le ha complicado armar su formación estelar dadas las ausencias obligadas de piezas claves en el engranaje que lo guiaron al título.
No es cajeta suplir a Machado, Calvo y Guzmán; apenas regresan los seleccionados y Álvaro Saborío busca insertase con éxito, de manera que estamos ante un clásico sin un claro favorito, que parece no inmutar a Floro, pero que sí inquieta a Watson.
[email protected]