Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Sábado 28 Enero, 2017

Herediano soltó a Myrie y lo amarró el Saprissa

No deja de ser curioso el comportamiento de los directores técnicos a la hora de valorar a algunos jugadores.
Todavía no hallo respuesta a la decisión de Óscar Ramírez de no convocar a la UNCAF a Daniel Colindres.


Igual resultó extraño que en esta competencia, en ninguno de los cinco juegos de la Selección Nacional, el cuerpo técnico juntó como titulares a los tres mediocampistas del Saprissa, para buscar mayor cohesión, armonía y entendimiento en el equipo: David Guzmán, Marvin Angulo y Ulises Segura.
Esta es una cintura muy sólida y fuerte, punto altísimo para que Saprissa se coronara campeón nacional, pero el Machillo no la unió en Panamá.
Ahorita hay un caso interesante de analizar que es el de Dave Myrie, mundialista de última hora que viajó a Brasil ante la lesión de Heiner Mora.
Hernán Medford decide separarlo del Herediano y a Dave no se le renueva el contrato; el recio defensor queda a la espera de un posible viaje al exterior que no se concreta y termina el Invierno con el equipo de San Carlos.
De pronto lo firma el Saprissa.
¿Qué le vieron a Myrie, Paulo César Wanchope y Carlos Watson, que no observa Medford?
Dave Myrie ya suma recorrido en el fútbol nacional y como todo jugador, tiene virtudes y defectos. No estamos hablando de un novato, de manera que si Medford lo desestima y Watson lo valora, algo determina y pesa en la decisión tan opuesta de los estrategas.
Pero aún hay más.
El cuerpo técnico del campeón nacional, de una sola vez le da al corpulento defensor la responsabilidad de suplir en posición y liderazgo al capitán Adolfo Machado que se marchó a la MLS. En el arranque del Verano, Myrie ha sido el defensa central titular del Saprissa al lado de Roy Miller y no hay la mínima señal de que sea una posición transitoria.
Todo lo contrario; cuando Miller se vaya ahorita al fútbol estadounidense, Dave Myrie asume mayores responsabilidades en la retaguardia del monarca, plagada de ausencias si se suman las de Francisco Calvo y David Guzmán.
Entonces, sobran ejemplos de cómo los técnicos miden a algunos futbolistas con diferentes parámetros y toca entonces al jugador, darle la razón al entrenador que le brindó respaldo y confianza. Suponemos que eso espera don Carlos Watson del mundialista de Brasil.

[email protected]