Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Viernes 4 Noviembre, 2016

La Serie Mundial fue un manjar para los fanáticos del béisbol

¡Cachorros de Chicago campeones del mundo!
Ahora sí que fue verdad.
Impactante y emocionante Serie Mundial y dramático cierre en el sétimo juego, llevado a extra innings a puro ataque cardiaco. ¡De infarto!
Si alguien sabe de una disciplina deportiva que depare las emociones del béisbol, que me avise para ir a buscarla. Terminada esta Serie Mundial entre Cachorros e Indios, miles de miles de seguidores del deporte en general, ya saben por qué al béisbol se le llama el deporte rey.
Concluyó la maldición de la cabra y los adorados Cubs hicieron el milagro de reinventarse, para sacudirse de una desventaja de 1-3 en el “Clásico de Otoño” y doblegar a los Indios guerreros tres juegos seguidos, para conquistar esa corona que se les negó durante 108 años. Paradójicamente, ahora es la Tribu la franquicia con el mayor número de años sin ganar esta Serie: 69 primaveras.
El drama del sétimo juego, sin mañana, alcanzó a los dos experimentados pilotos, Joe Maddon y Terry Francona. Los analistas del deporte rey en las cadenas internacionales manifestaron que el “manager” de los Cachorros hizo todo lo que pudo “para perder”, con decisiones erradas como dejar a su cerrador estelar Aroldis Chapman lanzar más de la cuenta en el juego seis, cuando su equipo ganaba cómodamente 7-2.
En el juego final el cubano no hizo un solo lanzamiento que pasara las 90 millas, cuando acostumbra a lanzar llamas de más de 100 y claro que los Indios lo lastimaron. Un jonrón de Rajai Davis empató el juego 6-6 en el cierre del octavo.
Pero más arriesgó el ajedrecista piloto de la Tribu, Francona, cuando se aferró a jugar con solo tres abridores la serie, cada uno de ellos con tres días de descanso: ahí se presentó el descalabro de Tomlin en el juego seis y de Kluber en el siete.
En todo caso el norte de Chicago está de fiesta y Cleveland sufre con orgullo la derrota. Quizá con Carrasco y Salazar dos abridores estelares que se lesionaron, la historia se escribe diferente, pero esto no cuenta. Los Cubs con todo merecimiento son los campeones del mundo; su jugador Ben Zobrist, el Más Valioso de la Serie Mundial y su piloto Maddon, un héroe a pesar de sus yerros en el timón.
En lo personal me dedicaré a cancelar almuerzos de apuesta y que vivan el béisbol y los Indios.