Logo La República

Domingo, 18 de agosto de 2019



NOTA DE TANO


NOTA DE TANO

Gaetano Pandolfo [email protected] | Miércoles 17 junio, 2009




Como estudiante universitario resulté un completo fracaso porque durante nueve años no estuve en la carrera profesional que me apasionaba: periodismo.
Sin embargo, mis cuatro años tratando en vano de ganar Historia de la Cultura y otros cuatro lidiando para que don Alfonso Carro me empujara a ganar Teoría del Estado ya en Derecho, resultaron ocho años perdidos como estudiante, pero me permitieron ser compañero de aulas, por una o dos “temporadas” de la generación que años después llegó a gobernar Costa Rica y también de ilustres profesionales en todos los campos que dieron luz a este país desde diferentes escenarios.
Ayer, cuando escribía para defender a la selección de Italia, recordaba en cada palabra precisamente a uno de estos compañeros universitarios que honró su profesión, amó a Italia, su gente y su fútbol sobre todas las cosas y falleció repentinamente dejando un vacío en la jurisprudencia costarricense: el Dr. Gastón Certad Maroto.
Jurista excepcional; discípulo de honor y sucesor del gran maestro del derecho comercial de este país, el Dr. Francisco Morelli Cozza, que de Dios goce; Gastón, su esposa Vittoria y sus hijos Aquiles y Anna María amaban a Italia sobre todas las cosas, por sangre, porque estudió allá; porque en la bella península halló el amor y porque les encantaba reunir a los amigos en su residencia a comer pasta de la buena, privilegio del que gocé en algunas oportunidades, cuando Italia triunfaba en fútbol y sus méritos no eran reconocidos.
Gastón se “cabreaba” y nosotros también y ahora nos dejó sorpresivamente cuando más lo necesitábamos como soldado del fútbol, en la trinchera de la defensa a la “azzurra” en su nueva aventura en Sudáfrica.
Un comentario como el que escribí ayer, movía los sentimientos de Gastón y de alguna forma, directa e indirecta me lo hacía saber.
Estoy casi seguro de que husmeando en Internet, Gastón me hubiera hecho llegar este comentario de Marcelo Lippi, sobre el mismo tema.
Lippi aseguró que no existe brecha entre su equipo y España o Brasil y recordó que Italia, que cuenta con sus “viejecitos” jugadores, es la campeona del mundo.
En Sudáfrica, Lippi indicó que, aunque todos hablan de España, esta selección nunca ganó un Mundial y reconquistó el Europeo después de 40 años.
“¿Pero de qué hablamos? ¿Somos o no somos los campeones del mundo?”, se preguntó.
“Los españoles juegan un fútbol técnico y veloz, es solo cuestión de cultura y de tradición”, manifestó Lippi, para quien el éxito de la furia en la Eurocopa tuvo que ver con que “apostó por los jóvenes y tardó seis o siete años para ganar algo”.
En Italia pocos estarían dispuestos a esperar tanto.
Lippi defendió que la edad media de los italianos es “solo un año mayor que la de los brasileños, 28,5 contra 27,5; y los españoles están en 26,5”. Entonces…¿cuáles roquitos, mi querido Gastón?
Saludame allá arriba al “toca” Gaetano Scirea.

[email protected]