Logo La República

Martes, 20 de agosto de 2019



NOTA DE TANO


NOTA DE TANO

Gaetano Pandolfo [email protected] | Sábado 06 junio, 2009




Para reflexionar.
Cambiémosle dos jugadas, solo dos, al partido entre Costa Rica y Estados Unidos.
Una al minuto dos; Andy Herron filtra un pase preciso a Alvaro Saborío; el delantero busca quitarse la marca de Carlos Bocanegra para intentar un remate pero se cae.
Once minutos después, Bryan Ruiz y Esteban Sirias se bailan con sucesivas jugadas de pared a la retaguardia estadounidense y Sirias le pone el balón a Saborío para que la meta; el ariete falla y remata desviado.
Los otros 77 minutos déjenlos exactamente igual.
En ellos, Alvaro Saborío jugó igual e hizo todo lo mismo que realizó el pasado miércoles.
¿Cómo lo hubiera calificado la prensa?
Comento de esto como autoanálisis, porque si le restamos al partido la bella ejecución del gol de Saborío, en el resto del juego el nueve de la tricolor en la primera parte solo participó activamente en dos balones que pescó en el segundo palo y devolvió de cabeza al corazón del área y un zurdazo que pegó después de un entrevero.
En los 30 minutos que Saborío jugó de la segunda parte, no hizo un remate a gol.
¿A dónde queremos llegar?
A que los periodistas deportivos no tenemos capacidad de análisis; nos dejamos llevar por las emociones; el golazo de Saborío nos hizo olvidar que el ariete jugó el resto del partido como lo hace siempre.
Fajado solo en el área; lidiando contra dos o tres defensores; jalando marcas; peleándolas todas arriba y un detalle táctico muy importante, no permitiendo que los centrales rivales se adelanten a posiciones de ataque.
Fue notorio en este compromiso, que los gigantes de la zona central estadounidense, Bocanegra y Onyewu en el último cuarto del juego, ya sin Saborío enfrente, abandonaron sus posiciones en retaguardia y pasaron a la ofensiva. Por ahí, el rival jugó sus mejores minutos y llegó la acción infantil del penal de Junior Díaz, que no debería repetirse. La eliminatoria no está para regalar anotaciones.
Entonces, mis queridos amigos, la conclusión es clara.
Los diferentes directores técnicos que han insistido con Alvaro Saborío como delantero titular de Costa Rica, se fijan en detalles tácticos que ese jugador cumple a la perfección y que los periodistas y los fanáticos no le notamos.
Por eso, aunque “Sabo” no anote y pierda ocasiones de gol, los entrenadores no lo sientan, porque valoran trabajos tácticos que los legos no entendemos, ni vemos.
Nosotros solo vemos goles.
Si los meten, son los mejores del planeta, si los pierden se convierten en las parejas del mejor amigo del hombre.
Para este sábado en Tobago, suponemos que Segares y Sirias van a la zona de cuatro en defensa y Granados (Oviedo), Alonso o Bolaños a la cintura. Hay que jugar un partido táctico muy inteligente, sin hacer mucho loco a ver que se pesca: un empate es buen negocio; el rival pesa.

[email protected]