Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Viernes 30 Mayo, 2008

NOTA DE TANO

Para empezar, Luis Diego Arnáez se contentaría con solo uno de los cinco goles que Alajuelense le metió a Pérez Zeledón en 27 minutos. Los rojinegros anunciaron que buscarán esa anotación bien temprano para empatar la serie y que les queden muchos minutos en su territorio para definir el título.
Desde luego que el cuerpo técnico de los erizos está engolosinado con el rosario de goles que les encajaron a los guerreros del sur y si fueron cinco en media hora, ¿por qué no, mínimo uno al Saprissa en unos diez o 15 minutos?
El optimismo del Flaco Arnáez es válido, no así el peso de sus argumentos. Decir que se menosprecia a su equipo a pesar de que no está diezmado, no va cayendo 17-0 y la serie está abierta, de manera que los goles contra el Saprissa pueden caer por el hecho de ser locales, jugar completos y ese sabroso antecedente de la goleada a Pérez, puede que sí, pero puede que no.
Sin restar méritos a los jugadores liguistas, la verdad que en esa friolera de anotaciones recibidas por Dexter Lewis, pesaron mucho los monumentales errores de marca de la retaguardia visitante y la desconcentración del portero.
No creemos que Keylor Navas, Drummond, Cordero y Badilla ofrezcan a Parks y Núñez los espacios que regaló la defensa generaleña, sobre todo Machón Madrigal en una noche decepcionante.
Saprissa y Jeaustin Campos están notificados de que la Liga se les va a ir encima desde el pitazo inicial; al equipo morado en su retaguardia, le sobra capacidad para meter el partido en el congelador desde el arranque, de manera que la apuesta de triunfo de Arnáez no puede centrarse en que van a anotar temprano, sino en que tienen 90 minutos para ganar el partido y no solo los primeros diez.
No es la primera vez que Alajuelense llega contra la pared, obligado a anotar de primero para nivelar la cuenta, pero más bien es Saprissa el que le hace el gol de apertura y lo desinfla temprano.
En ese sentido preocupa que el discurso del entrenador erizo se haya resumido a que basta un gol para empatar la serie y rehuyó el tema de lo que sucedería si son los morados los que anotan primero.
Si Saprissa abre la cuenta hoy en el Morera Soto, el gol de Armando Alonso en la ida se multiplica por cien, de manera que ha sido un error de Diego el minimizarlo. Esa anotación del Saprissa en el minuto 87 fue un mazazo para los jugadores liguistas; sus rostros derrotados lo mostraron.
Claro, también hay que entender la posición de Arnáez como parte de una motivación e inyección de positivismo a su grupo, cuando afirma que en esta serie no ha pasado nada, cuando él sabe que sí pasó algo y grande.
Cerramos afirmando que los dos equipos están capacitados para lograr sus metas: Saprissa, sostener o aumentar la ventaja y Alajuelense, revertir el resultado negativo. Entonces: ¡tetracampeón o nuevo monarca!

[email protected]