Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Lunes 26 Mayo, 2008

NOTA DE TANO


Los dirigentes de la Organización Deportiva Panamericana (ODEPA), que van a presidir la asamblea de esta noche del Comité Olímpico Nacional (CON), tienen que tener una cosa bien clara.
La continuidad de Jorge Nery Carvajal en la presidencia de ese Comité no le trae al deporte costarricense el mínimo beneficio, si se toman en cuenta diferentes factores que hoy en día los miembros de la ODEPA conocen.
El punto más fuerte es que el Gobierno de la República rompió relaciones con el CON y esa ruptura va a continuar si Carvajal se queda en la presidencia.
Suponemos que los dirigentes de ODEPA sabrán visualizar el daño garrafal que van a sufrir los atletas costarricenses, víctimas directas de este quiebre de relaciones entre dos entidades que deben obligatoriamente caminar de la mano: gobierno y olimpismo.
Aunque la carta que don Oscar Arias le envió al presidente del Comité Olímpico Internacional, Jacques Rogge, en que le manifestaba la preocupación del Gobierno de la República por lo que acontece en el seno del olimpismo criollo, no tuvo respuesta, puede que indirectamente el hecho de que finalmente ODEPA se interesara en supervisar y ahora presidir las dos últimas asambleas del CON, quizá se derive de aquella preocupación.
ODEPA sabe que Jorge Nery preside un movimiento en crisis y en caos; casi 30 federaciones adversan la larga gestión de Nery; han sido 22 años de peleas internas, de roces con los gobiernos de turno y pleitos con los más afamados deportistas costarricenses.
Jorge Nery ha presidido ciclos olímpicos de completo desastre, sin logros pero con miles de enfrentamientos.
Incluso en estos meses en que los cuestionamientos a su mandato han crecido, no lo escuchamos hablándole a los costarricenses de logros de los deportistas en el ciclo olímpico, sino de incisos. Su larga permanencia en el trono se ha debido al conocimiento pleno que tiene de las reglas olímpicas, pero también de los reglamentos nacionales. Siempre que lo reeligen, dice él, es democráticamente, aunque las puertas de la sala de sesiones se les cierre a los adversarios, ayer, Clemencia Conejo, hoy Henry Núñez.
Los dirigentes de la ODEPA hoy en Costa Rica, están en la obligación de olfatear la crisis y en el deber de ayudar a solucionarla y la única solución a que ésta se resuelva, es impedir que Jorge Nery siga en el cargo.
Si la Asamblea de esta noche es limpia, Carvajal se cae, no hay forma de que siga. Solo con sus trucos mágicos podría convertir la aplastante mayoría en contra en minoría y mucho ojo también para conocer los movimientos y las posiciones de los pocos que lo apoyan.
Dentro del respeto que se debe tener a ese apoyo, resulta inconcebible que un solo atleta, un solo dirigente o una familia olímpica en pleno, respalde tantos años de fracaso en la gestión de este “sacrificado” del deporte y “voluntario” olímpico.

[email protected]