Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Martes 20 Mayo, 2008

NOTA DE TANO


Después de apreciar y valorar la gran presentación del Saprissa en su partido contra Brujas, será muy difícil aventurar lo que pueda suceder con sus futbolistas “treintones” a quienes el propietario del equipo, Jorge Vergara, les mandó señal indirecta de una eventual destitución.
“Vamos a renovar al equipo”, expresó el magnate tapatío, quien por cierto vive una nueva luna de miel tras una imponente boda celebrada en la India.
“Renovar es vivir”, dice un dicho por ahí, y molesto por el pobre desempeño del Saprissa en la serie ante el Pachuca, don Jorge envió el telegrama de renovación que desde luego toca los intereses de los más veteranos del club, entre los que se encuentra básicamente la retaguardia del equipo: José Francisco Porras, Try Bennett, Andrés Núñez, Jervis Drummond y Víctor Cordero pasan de los 30 mayos, y se supone que por ahí va a empezar el refrescamiento de la planilla, pero, después de analizar la solvencia de la zaga morada en el juego ante los brujos, como que nadie queda convencido de que ha llegado la hora de la renovación.
¿Se animará Vergara a dar la orden a Jeaustin Campos —confirmado por el millonario azteca como técnico del equipo—, de separar del plantel a Porras, Bennett, Drummond y Cordero? ¿Botarían a Centeno, otro de casi 35 abriles?
No lo creemos.
Ya en la portería se va dando o se dio la renovación, pero básicamente por la prolongada lesión de Porras. Si José Francisco no se hubiera “jodido” por tan largo tiempo, ahí estaría de titular y el promisorio Keylor Navas seguiría en la reserva.
Puede que en tres de los puestos de la zona defensiva, el Saprissa inicie la renovación en la próxima temporada, pero no de cuajo. No es que Jeaustin va a despedir a Jervis, Cordero, Try y Núñez para alinear de una sola vez a Bryan Jiménez, Randall Porras, Kendall Waston, Pablo Rodríguez, Yader Balladares y Daniel Arce, pero sí podrá ir ordenando la transición de a poquito, que suponemos es lo que desea Vergara.
Cuando nos enteramos del éxito que tiene Luis Antonio Marín en el fútbol israelí; cuando hemos podido analizar el extraordinario trabajo de Reynaldo Parks con la Universidad de Costa Rica; cuando, estamos seguros, veremos a Jervis Drummond y a Víctor Cordero en la eliminatoria mundialista defendiendo los colores de la Selección Nacional, es sumamente difícil desterrarlos de la titularidad en el Saprissa, porque todavía, y lo apreciamos el domingo anterior ante Brujas, tienen mucho fútbol que dar.
No esperemos entonces, gane o no gane Saprissa el torneo de verano, que sus dirigentes peguen un rótulo en su estadio que diga: se venden jugadores y en la lista estén los veteranos de la retaguardia, porque falta muchísimo tiempo para eso.

[email protected]