Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Lunes 19 Mayo, 2008

NOTA DE TANO


Si el propietario de un edificio de apartamentos de 30 pisos, le quita su ascensor, sus inquilinos van a tener problemas.
Si a un ser humano se le quita el corazón, se muere.
Si a Brujas, su propio director técnico en planificación garrafal le quita el motor y lo esconde en un sector del taller, el equipo se derrumba.
Y, eso fue lo que sucedió.
Nadie suponía que las ausencias de Ricardo Harris y Kraesher Mooke pesarían tantísimo en el bloque defensivo de los hechiceros. El entrenador tenía suficiente mano de obra para suplirlos, detalle táctico que en estos días le alabamos al equipo gitano, pero inexplicablemente –al menos para nosotros-, Wright cambió su libreto táctico, rompió su habitual sistema defensivo con líbero (Geiner Segura); dos centrales (Peña y Mooke) y dos carrileros que se alternan (Paolo Jiménez y Harris), por una línea de cuatro extrañísima que se quebró en mil pedazos formada por Paolo, Peña, Geiner y Alberto Jiménez y ¡ojo!, Leandro Gobatto arrimado por el carril izquierdo.
El estratega brujo se equivocó y de plano, no solo por esconder a Gobatto en una esquina del terreno de juego, limitándolo a chocar con Try Bennett, sino que por lo que vimos, Alberto Jiménez no es zurdo natural y le costó un mundo acomodarse a un puesto donde quien lo ocupó en muchas fechas del campeonato, Roberto Segura descansaba en el banco. Y, ¿Saúl Phillips?
¿Por qué Brujas no alineó con Paolo, Peña, Saúl de líbero, Geiner y Roberto Segura? ¿Qué sentido táctico tenía sacar a Gobatto de su posición natural?
Al ordenar línea de cuatro, Mauricio Wright se apuntó al par de volantes de marca, donde alineó a Rodolfo Rodríguez y Danny Fonseca, un binomio que junto, no tuvo acción contra la Universidad de Costa Rica. Aplaudimos en su momento el sistema táctico de Brujas ante la UCR al que calificamos hace una semana de licuadora, pero lo de ayer contra Saprissa fue decepcionante.
Cuatro defensores desconcentrados e inseguros, huérfanos sin el concurso de Mooke y Harris; dos volantes de marca que dibujan exceso de precaución en una serie corta en que Brujas es local; y el genio del equipo arrinconado en una esquina del terreno de juego, jugando a nada.
Y como relevos, otro par de futbolistas que como Randall Porras y Edgar Greaves no han tenido mucha oportunidad en toda la temporada, como para ofrecérselas en el partido clave del campeonato.
Entonces, el sistema táctico planificado por Wright, lo que hizo fue servirle en bandeja al Saprissa uno de los triunfos más cómodos y fáciles del campeonato, en un escenario donde se creía, hallaría el mero infierno.
El primer gol morado fue un canto a la mediocridad defensiva del rival, con tres errores seguidos de Geiner, Gobatto y Peña; después la acción burda del penal y de ahí en adelante…¡Viva Saprissa, es el equipo que la toca!


[email protected]