Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Jueves 15 Mayo, 2008

NOTA DE TANO


Brujas y Pérez Zeledón llegaron a semifinales; Herediano fue sorpresivamente eliminado y la Universidad de Costa Rica se puede retirar del torneo más que satisfecho por las proezas que obtuvo.
Pasó de las llamas del infierno a las nubes celestes del cielo en momentos dramáticos de competencia y tocó la gloria después de asfixiarse varias jornadas en el sótano, aspirando polvo de descenso.
Brujas es un equipo peligroso y lo más atrevido que tiene es su nómina; Mauricio Wright la hace de un lado para otro, la cambia en cada fecha y como si nada. El equipo no se le cae.
En el centro de la defensa juegan indistintamente Berny Peña, Kraesher Mooke, Alberto Jiménez, Berny Wright, Geiner Segura, Saúl Phillips, James Scott, Roy Smith y la retaguardia no sufre mayor desplome.
En ataque un día actúa Alejandro Sequeira, el otro Daniel Jiménez, después Evance Benwell, antes Ricardo Steer y la ofensiva no se resquebraja. Si hablamos del eje de la formación nos referimos al portero Carlos Díaz; al defensor Ricardo Harris y los mediocampistas Danny Fonseca y Leandro Gobatto.
El entorno de la formación se adorna con Paolo Jiménez, Roberto Segura, Rodolfo Rodríguez y ahora el valioso aporte de Josimar Arias. La regularidad de esta formación y la espuela de la mayoría de sus jugadores, hicieron víctima a los más noveles futbolistas de la U en la serie final que terminó ayer con el pasaporte de los brujos a la semifinal contra Saprissa.
Muy difícil el escollo para los morados pero una bonita oportunidad para reivindicarse, dada la jerarquía del contrincante.
Anoche en Heredia se produjo como bien lo apunta mi colega Luis Fernando Rojas, el “Rosabalazo”, cuando los guerreros del sur otra vez hicieron honor a su nombre y con un par de flechazos que se los desean mis adorados Indios de Cleveland, clavaron un par de dardos en las redes defendidas por Ricardo González que dejaron hincado al anfitrión.
Herediano no tuvo ni capacidad ni temple para aprovecharse de todas las ventajas que le dio el partido; el buen planteamiento ordenado por su técnico Paulo Wanchope con un refrescamiento de su cintura a la que se incorporó con notable acierto Josué Salas; el trabajo inteligente de Marvin Angulo y la presión que ejercieron sobre los centrales generaleños, Vargas y MacDonald solo les alcanzó para meter un gol, un golazo de Marvin que resultó insuficiente.
Los florenses pudieron y debieron matar empezando la segunda parte; Kenneth Vargas desaprovechó la oportunidad y en la acera de enfrente se empezó a uniformar de gala Tirso Guío y él solito se echó al equipo sobre sus espaldas y dibujó con su ingenio las jugadas precisas para darle vuelta a la tortilla.
Pérez Zeledón le pasó por encima al dueño de casa y de repente, la Liga se va a topar con un rival que supuestamente no estaba en línea.

[email protected]