Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Miércoles 14 Mayo, 2008

NOTA DE TANO


De la derrota se aprende.
Javier Delgado desde que terminó su brillante carrera deportiva como jugador e inició bien temprano la de director técnico, saboreó las mieles del triunfo y a gran escala, y también el sabor de la derrota y del despido. Las dos circunstancias son aleccionadoras y de esas lecciones igual se aprende.
Metiéndonos con respeto en la interioridad de Javier y tratando de comprender su personalidad, nos atrevemos a asegurar que su salida de Liga Deportiva Alajuelense, que es el equipo de sus amores le resultó dolorosa; su posterior caída del Herediano, frustrante. Duele salir por la puerta de atrás del club que se quiere y se debe sentir impotencia cuando lo alejan de un equipo a mitad del camino, con muchas proyecciones por delante.
Ahora que Delgado llega al Puerto, es bueno que rectifique algunos de sus pasos en este par de equipos anteriores; es urgente que sea más atrevido, más agresivo, más ofensivo y que aproveche jugando en función de ataque el talento que tiene este equipo porteño.
Puede ser, aunque no crea mucho en esto, que los futbolistas que en su carrera fueron defensas, a la hora de convertirse en entrenadores tiendan a armar equipos defensivos y los que fueron atacantes, a lo suyo. Cuando Saprissa lo ganó todo con Hernán Medford se analizaba que era un equipo que jugaba con el estilo agresivo y ofensivo puesto en escena por Hernán como jugador .
¿Juegan entonces los equipos de Delgado a la defensiva?
En la Liga no lo sentimos tanto; en el Herediano sí.
Otro punto que Javier debe rectificar, y lo comentábamos ayer, es el de quejarse cuando por alguna circunstancia se queda sin uno o dos jugadores de la eventual nómina titular.
Resultó patético oírlo solicitar que se suspendieran partidos del Herediano cuando dos o tres de sus jugadores iban para la Selección Nacional. En Puntarenas debe cambiar el discurso y apuntarse a que de su nómina todos son titulares, en todos confía y de todos depende.
Si en el Herediano, el partido de la Selección le quitaba a Ricardo González, Junior Díaz y Leonardo González, en lugar de pedir suspensión del partido, enfrentarlo con Adrián de Lemos, Marvin Angulo, José Villalobos Chan y Josué Salas. Si Junior se fue a Polonia, ahí quedaban Leo y Salas; si Carlos Johnson viajó a Noruega, ahí estaban Alexander Castro y Daniel Vallejos. ¡Menos llanto y más seguridad y acción!
La vida deportiva le da a Javier Delgado como técnico una tercera oportunidad; Puntarenas es un equipo repleto de talento; hay jóvenes que valen la pena; hay experiencia; hay trabajo de liga menor y semillero. Entonces, los leales a Javier esperamos ver trabajar en el Puerto a un técnico seguro de sí, agresivo, concentrado en su trabajo; sin distracciones con el arbitraje como segura ruta al triunfo.
Y, para hoy, que tanto Brujas como Herediano tengan muchísimo cuidado, porque aún no han ganado nada.

[email protected]