Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Viernes 9 Mayo, 2008

NOTA DE TANO


En el torneo de invierno el intruso fue Carmelita, hoy es la Universidad y el rival de ese invitado de último momento es el mismo: Brujas.
Los hechiceros sacaron a los carmelitas de las rondas semifinales del Apertura; ahora pretenden hacer lo mismo con los celestes en el Clausura. Estamos seguros que la tarea les será más dura.
Recordamos a Mauricio Montero decir que sus discípulos se habían contentado con el hecho de clasificarse; les pasó lo mismo que a la Selección Nacional en Italia 90. Antes de enfrentar en la segunda ronda a Checoslovaquia, varios jugadores ya estaban de regreso con su mente en Costa Rica. Quedaron repletos con las hazañas ante Escocia y Suecia.
Eso de Carmelita es un mal que su dirigencia debe desterrar; vimos el domingo pasado como se entregaron plácidamente en los brazos del Herediano, al punto de ser goleados 4-0, solo por el hecho de que en ese juego, los carmelos no se jugaban nada. En esta ocasión, los pupilos del “Chunche” no estaban repletos de éxito, sino de pereza y aburrimiento. Se abrieron sin luchar.
Brujas se deshizo de un Carmen que estuvo conforme con lo logrado en la fase previa, pero esta Universidad de Costa Rica que tendrán al frente los hechiceros, de conformista nada.
Los celestes de Johnny Chávez saltaron a base de triunfos del borde del cráter del descenso hacia esta clasificación, arañada y ganada hasta el último minuto contra un rival difícil como Puntarenas. Hoy que los estudiantes disfrutan de la miel de la clasificación no van a repetir el pensamiento carmelo y decir, lo que logramos ha sido suficiente.
Ya no descendimos; lo demás es ganancia.
¡Qué va!
Así no piensan ni Chávez, ni Reynaldo Parks, ni Esteban Maitland, ni José Sánchez, ni Berny Scott, ni ninguno de la academia. La UCR como el ave fénix levantó vuelo y ya la dejaron llegar muy alto. Ahora Brujas debe ponerle atención y cuidado. Será una serie cerrada.
A Mauricio Wright casi se le quema el pan en la puerta del horno y en la esquina de la eliminación el domingo pasado, un gol agónico de Osman López, combinado con el resultado del juego Santos-Liberia, empujó a los hechiceros de nuevo a esta segunda instancia de la que son consuetudinarios inquilinos.
Brujas urge de dar otro salto; necesita este simpático y aguerrido equipo de mayor relevancia y protagonismo; su historia y vida de cada campeonato debe ser más larga y llegar a la última instancia, la disputa del título.
Si su nómina es de exportación como lo pregona su presidente Minor Vargas, esa planilla debe decir presente en el juego final por el gallardete y no conformarse con el simple hecho de clasificar. Duelo capitalino: UCR-Brujas.
¿Quién lo diría?

[email protected]